Entre bambalinas

Rasgar(se) las vestiduras

  • El cartel de la Semana Santa se somete a la crítica tanto de quien es doctorado en arte y de quien aburre su vida en las redes sociales

Las imágenes de la Sagrada Cena se trasladarán el día 19 a Santo Domingo. Las imágenes de la Sagrada Cena se trasladarán el día 19 a Santo Domingo.

Las imágenes de la Sagrada Cena se trasladarán el día 19 a Santo Domingo.

La Semana Santa de Málaga ya tiene cartel y, un año más, no ha dejado indiferente. Es cuestión de gustos particulares y cualquier obra expuesta se somete a la crítica de quien es doctorado en arte y de quien aburre su vida en redes sociales. José Luis Puche no es un artista local al uso y huyó en su obra del clasicismo del arte hecho en y para la ciudad. Un cartel rompedor para una ciudad con demasiados profetas y pocos nortes.

Filtraciones

Disculpen que les hable ahora en primera persona. Viví en directo y desde dentro la salida antes de tiempo de los carteles de Raúl Berzosa y José María Ruiz Montes (por apenas unos minutos en el segundo caso). No es nada agradable que alguien, con mejor o peor intención, rompa el ritual de un momento como el de la presentación del cartel. Más desagradable aún es compartirlo en redes sin pudor. Eso sí, merece todo este procedimiento una reflexión: si la incontinencia de quien envió la fotografía va a ser una máxima, quizás la Agrupación deba acabar con un acto de esta envergadura y pasar a la acción directa, como rueda de prensa, en la iglesia de San Julián. Quizás Málaga tampoco merezca estos lujos culturales.

El simbolismo

José Luis Puche ha sido responsable de una obra compleja y completa. La explicación del cartel merece la profunda reflexión de una Semana Santa profunda que va más allá de las procesiones. Desde el homenaje a Perfecto Artola, a la importancia de la familia en el sentimiento cofrade o el juego de imágenes superpuestas que forman la esencial figura del nazareno, todo está dispuesto sin azar y con dedicación. La mente del autor hizo posible un reto, pues no es fácil plasmar el Barroco en el arte Contemporáneo. El mérito ahora será convertir esa catequesis artística en un motivo para convencer a quienes vayan a conocer por primera vez esta celebración de su visión poliédrica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios