Vivir

Sin Feria de Málaga, un año perdido para la moda flamenca

  • El confinamiento les pilló en el inicio de temporada y la suspensión de ferias y romerías les ha dejado el negocio prácticamente a cero 

  • Ofertas y tirar de ahorros, la única fórmula para resistir

Una dependienta muestra un vestido de flores a unos clientes en El Rocío. Una dependienta muestra un vestido de flores a unos clientes en El Rocío.

Una dependienta muestra un vestido de flores a unos clientes en El Rocío. / Javier Albiñana (Málaga)

Si la Feria de Málaga se hubiera celebrado este agosto, el negocio de la moda flamenca se encontraría en su máximo apogeo en estos días. “No hubiera podido ni siquiera atender esta entrevista, estaríamos desbordados”, confiesa Miguel Ángel de Luna, uno de los dueños del negocio familiar Dos Lunas, en la calle Fajardo. Pero salvo algunas entradas esporádicas, el establecimiento está vacío.

“Nos hemos quedado con la colección de temporada colgada, todo el stock estancado”, asegura. Tirar de ahorros, lanzar suculentas ofertas y diversificarse en la medida de lo posible es lo único que pueden hacer con el ánimo de dar la bienvenida a un 2021 en el que acabe la pesadilla. Porque este año ya está perdido.

“El Rocío, la Feria de Abril, las romerías, toda la campaña tanto a nivel provincial como autonómico no ha existido”, recalca Miguel Ángel. Y apunta que ahora “la venta que tenemos se basa en un mínimo de turismo, mascarillas para bodas y comuniones, algunos complementos de ceremonia, en septiembre tenemos una boda rociera, pero poco más”.

Pero su negocio, en el que empezó hace más de 25 años, se basa en los trajes de flamenca “y el grueso está paralizado”. Aún así, en Dos Lunas no se han planteado el cierre. Que el local sea propio y no tengan que pagar alquiler, ayuda a su permanencia. “No lo podríamos soportar con un alquiler de miles de euros”, afirma.

Para Miguel Ángel la esperanza es “volver a una normaldiad absoluta, porque esta no nos sirve para nuestro negocio, sin eventos de masas, sin ferias, nos extinguiríamos”. Así que el plan es “soportar lo que queda de año y empezar en enero del próximo con más fuerza si cabe”, agrega.

Las tiendas que otros años se han visto desbordadas en estos días están casi vacías

También confían en modas El Rocío recuperar cuanto antes un cierto atisbo de normalidad. “Estamos esperando que esto se reactive y empiece a funcionar”, comenta María Jesús Pérez, responsable de la tienda de Málaga. La firma, con central en Granada, también trabaja ropa de baile y como algunas academias están funcionando tienen ahí un pequeño nicho de negocio. Pero su estrategia principal ha sido lanzar buenas ofertas que pueden suponer hasta un 25% de descuento.

Un traje de flores de la tienda Dos Lunas. Un traje de flores de la tienda Dos Lunas.

Un traje de flores de la tienda Dos Lunas. / Javier Albiñana (Málaga)

“Se están vendiendo algunos trajes, quien es flamenco lo sigue siendo, la Feria volverá, no nos vamos a quedar así toda la vida y la gente aprovecha estos buenos precios, pero no tiene nada que ver con una temporada normal”, agrega.

Algunas bodas rocieras les están proporcionando clientes en estos meses de parón y las tiendas siguen abiertas para continuar dando el servicio al público que acostumbran. “Estamos haciendo lo posible por seguir adelante, eso sí que un día de primeros de agosto estaríamos trabajando a tope y con la tienda llena de gente”, reconoce María Jesús.

La pandemia les ha pillado en plena temporada, a un mes de comenzar las principales ferias y romerías. Rafael Ruiz es propietario de El Albero desde 2006. “Hemos salvado la campaña de comuniones pero los ingresos por el sector del flamenco están siendo cero, para mí y casi todo el gremio entero, llevo una casa de trajes camperos en Málaga y Granada y el 100% del comercio está a cero”, destaca Rafael. “Esto consistirá en tirar de ahorros, el que tenga, y aguantar hasta el año que viene, que también se prevé flojo, pero al menos esperamos que arranque”, agrega.

"Habrá que aguantar hasta el año que viene, que también se prevé flojo, pero al menos esperamos que arranque"

A finales de febrero comienzan la campaña de la moda flamenca, que desde la Feria de Abril hasta las últimas que se celebran en octubre generan su principal volumen de negocio. En esta ocasión todo ha quedado en nada.

En Dos Lunas muestran una mascarilla de encaje para bodas. En Dos Lunas muestran una mascarilla de encaje para bodas.

En Dos Lunas muestran una mascarilla de encaje para bodas. / Javier Albiñana (Málaga)

“Hemos podido salvar algo con las comuniones y gracias a la ayuda a los autónomos y a que hemos podido tener en ERTE a algunos trabajadores, con eso hemos podido tirar”, destaca Rafael y subraya que el coronavirus ha supuesto “un frenazo en seco”. “El flamenco siempre va a estar y si hay feria la gente irá pero esto va a ser lento, aguantaremos lo que podamos, pero estaría bien que pensasen en nosotros a la hora de los impuestos, que no dan facilidades ninguna”, señala Rafael.

Reajustar todos los gastos es la única manera que conoce para salir adelante. “Esto no se parece a la crisis de 2008 porque en la otra iba entrando algo, había público para comprar, lanzabas ofertas, te las ingeniabas, pero es que ahora, simplemente, no hay mercado”, añade el empresario.

“Comprendo que sería una locura hacer una feria, y eso que es mi negocio, pero la verdad es que nos ha pillado de lleno”, destaca. Cuando entregue los trajes de comunión que tienen pendientes prevé cesar la actividad hasta enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios