Agricultura

Un año extraordinario para la producción de la castaña en Málaga

  • Entre las dos provincias productoras, Málaga y Huelva, se prevén recolectar 8 millones de kilos, un 40% más que en la campaña anterior

  • En la serranía de Ronda, en Yunquera y el Valle del Genal se han recogido 5 millones de kilos a pesar de las lluvias de octubre

Una cuadrilla recolecta castañas en el Valle del Genal Una cuadrilla recolecta castañas en el Valle del Genal

Una cuadrilla recolecta castañas en el Valle del Genal / Javier Flores

Los productores de castaña están de enhorabuena en esta temporada, ya que prevén cerrarla con la producción de ocho millones de kilos entre las dos provincias productoras, Málaga y Huelva. En las zonas serrana malagueña del Valle del Genal, la Serranía de Ronda y Yunquera, ya ha concluido la campaña con la recolección de cinco millones de kilos, mientras que la de la Sierra de Huelva prevé culminar sobre el día 10 con casi tres. Estas cifras, en total, suponen un 40% más de frutos respecto al pasado año.

En declaraciones a Europa Press, el responsable de castaña de COAG Andalucía, Francisco Boza, precisa que además de la cantidad recolectada es “de muy buena calidad y de muy buen tamaño” gracias a las lluvias de la pasada primavera teniendo en cuenta que este año la campaña “se ha retrasado en ambas provincias y con menos producción de las extratempranas, que se han visto más afectadas por la plaga de la avispilla”.

Sin embargo, Boza califica esta temporada de “histórica” a pesar de que en Málaga se han perdido hasta el 10% por las tormentas que tuvieron lugar en octubre. En cuanto a los precios en la provincia malagueña estaban al principio de la campaña “bastante aceptables y ahora están a 1,60 euros el kilo para el agricultor en almacén y a 1,20 en Huelva”.

En la provincia onubense también se ha retrasado la campaña, quizás un poco menos, y prevén culminarla alrededor del 10 de diciembre. “La cosecha ha sido muy buena y especialmente sana, libre de parásitos, llegando a los tres millones de kilos”, lo que considera “una buena cantidad para las hectáreas que tiene pero no para su potencial”.

En este sentido, lamenta que Huelva no se haya apuntado al auge español y europeo que está teniendo la castaña, ya que el problema es que “las plantaciones no están rejuvenecidas, sino que casi el 80% de los árboles son centenarios y muchos de ellos abandonados”, no obstante, destaca “el gran potencial” que tendría la Sierra onubense “si se invirtiera en estas plantaciones con variedades más modernas incluso”, al tiempo que precisa que “Málaga no tiene tierra para expandirse”.

Más del 60% de la castaña se envía a Italia

Sobre las exportaciones, señala que entre el 60 y el 70% de la castaña andaluza se envía a Italia, “un país muy consumidor y que controla mucho el mercado europeo”. Al respecto, Boza se muestra a favor de potenciar el mercado nacional desde Andalucía, teniendo en cuenta que “Galicia este año no tiene mucha castaña por factores climáticos”.

La avispilla y la tinta, las principales amenazas

A su vez, el sector vive pendiente de dos amenazas que preocupan notablemente a los productores: la avispilla del castaño y las enfermedades de la tinta (en Málaga) y del chancro (en Huelva). En este sentido, Boza apunta que “la más preocupante”, por su incidencia inmediata, es la temida avispilla del castaño, plaga causada por un pequeño insecto de origen chino que está mermando la producción de castaña. El único medio para combatirla es la suelta masiva de su predador natural, el Torymus sinensis, medida que se viene reclamando Gobierno central desde que se detectó por primera vez en Málaga en el año 2014.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios