Vivir

Por la integración en las aulas

  • La ONCE pretende con el sistema 'Braitico' facilitar el aprendizaje de los alumnos ciegos en las escuelas y lograr así un modelo más inclusivo

Niños realizando sus tareas en una de las aulas del Colegio Gandhi. Niños realizando sus tareas en una de las aulas del Colegio Gandhi.

Niños realizando sus tareas en una de las aulas del Colegio Gandhi. / m.h.

A lo largo del presente curso escolar, la ONCE va a incorporar el método Braitico en todas los centros donde se encuentren niños matriculados para facilitar la integración desde los primeros años de estudios. De este modo, se persigue que los alumnos descubran el braille de una forma lúdica y divertida. Así, se convierte en el primer método oficial para aprender el braille, profundizando mucho más que el conocimiento de la lectoescritura como se ha estado haciendo hasta ahora y persiguiendo de esta manera que los alumnos practiquen este sistema desde que el niño nace hasta toda su escolarización.

Marcelo Rosado Carrasco, responsable de servicios sociales de la ONCE en Málaga, afirmó ayer durante su visita al CEIP Gandhi que el objetivo que se persigue es "elaborar un sistema moderno para el aprendizaje del braille". De este modo, la organización facilitará a los escolares con esta disfunción visual a que aprendan de la misma manera dentro y fuera de la escuela, ayudando también que el resto de compañeros se familiaricen.

'Braitico pretende ser también un instrumento para los más de 400 profesores en el país

Además, la aplicación de Braitico pretende ser también un instrumento para los más de 400 profesores que se encuentran repartidos por toda la geografía española que cuentan con alumnos con ceguera, facilitando así la integración desde la docencia.

Por su parte, Esther Páez, maestra del equipo específico de atención al alumnado con discapacidad visual, destacó que este sistema también se puede trabajar de manera individual con el niño pero también a merced de lo que la profesor o tutor programe en el aula". Uno de los pilares que consolidan este sistema es la importancia que se le da a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). En este sentido, Braitico se distribuye en cuatro grupos o módulos que se diferencian por la edad.

El primero de ellos es Manitas, en el que básicamente se realizan actividades de alfabetización y habilidades previas al braille, destinado a los niños de cero a dos años. A punto es el nombre del segundo módulo. Durante este periodo se persigue realizar un aprendizaje premeditado, sustituir lo tridimensional por lo plano y entender la estructura del braille. Esta fase de prelectura y preescritura está dirigida para los alumnos de entre dos y cinco años.

El tercer módulo es Brailleo. En esta etapa los niños ya aprenden a leer y escribir, trabajando la secuencia de letras según con las necesidades del alumno ciego. Está destinado para los estudiantes de cinco a ocho años. Y la fase defnitiva de este sistema es el Superbraille 4.0. en el que se persigue consolidar lo aprendido para su empleo con velocidad y eficacia. Este periodo se divide en cinco competencias: técnica, lectroescritura, precisión, organización y tratamiento de la información, y técnicas de estudio, comprensión y velocidad. Está dirigido a los alumnos desde los ocho a los trece años y se usa desde el ordenador y con libros y papel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios