Vivir

La vanguardia hecha cartel

  • José Oyarzábal muestra el dolor de Cristo con una obra innovadora para Estudiantes

Comentarios 1

La cofradía de Estudiantes presentó el pasado sábado en su casa hermandad el cartel anunciador de su salida procesional del próximo Lunes Santo, obra de José Oyarzábal, arquitecto, diseñador gráfico y profesor emérito de la Universidad de Málaga. La obra fotográfica, con el color rojo de la sección del Cristo como tono predominante, muestra la clámide de la imagen sobre una corona de espinas, coincidiendo con la advocación de la talla de Pedro Moreira, en una obra de estilo contemporáneo. La propuesta de Oyarzábal, denominada por el propio autor como "una imagen poco habitual en la cartelística religiosa local" se ha convertido en una obra que ha conseguido su propósito: llamar la atención ante un hecho relacionado con la propia Semana Santa. Partiendo desde el momento bíblico que expresa la imagen del Cristo Coronado de Espinas, el creador quiso remarcar el tormento vivido por Jesús ante el desprecio de los hombres.

La vanguardia hecha cartel La vanguardia hecha cartel

La vanguardia hecha cartel

Basado en los relatos del profeta Isaías y la música de Bach en torno a este pasaje según el evangelio de San Mateo, José Oyarzábal creó una instantánea que, tal y como pronunció en la presentación, "es un cartel que es más vehículo de emoción que de devoción; de la emoción del sufrimiento de Jesús, que es la razón de la devoción a su imagen. No se ve al Cristo, no muestra parte alguna de la escena, pero se siente escalofrío ante esos pinchos a punto de romper la piel". Tras la presentación de la obra, las reacciones en redes sociales no se hicieron esperar. El propio hermano mayor de Estudiantes, Pedro Ramírez, publicaba en su cuenta de Twitter su visión acerca del cartel: "el dolor y la evocación de la pasión de Cristo en una imagen certera y emotiva que nos propone el artista José Oyarzábal". A través de Facebook, el hermano mayor de Sepulcro, Emilio Betés, opinaba que, en 2018, "tenemos que estar abiertos para aceptar estás evoluciones artísticas que rompen los modelos clásicos". Aun con estas explicaciones, las redes se convirtieron en un punto de encuentro entre quienes afirmaban no comprender la obra y los que usaban el teclado para mostrar su disconformidad.

Frente a la actitud de incomprensión, la cofradía de Estudiantes ha destacado, en los últimos años, por poner en manos de autores de arte contemporáneo su cartel anunciador con imágenes que se distancian de otros modelos de pintura. En 2013, Eugenio Chicano realizó 52 cuadros con el Coronado de Espinas como elemento referente sobre fondos de autores históricos y vanguardistas como Miró, Picasso o Dalí. Dos años más tarde, el artista Andrés Mérida volvería a plasmar al Cristo de esta corporación con tonos azules y sus tradicionales líneas alargadas. En 2017 fue el turno de Juan Alberto Soler-Miret, conservador técnico del Museo Thyssen hasta su jubilación con un cartel donde se representaba la misma talla en dos instantáneas y con la clámide, la caña y la soga destacando sobre fondo blanco.

La obra muestra el sufrimiento de Cristo en el momento de su coronación de espinas

A esta lista se suma la obra de José Oyarzábal, que fue presentada por Rafael Martín Descalzo, arquitecto creador de la casa hermandad de Estudiantes. El acto contó igualmente con la presencia del coro de música sacra Nostro Tempo, que interpretó piezas como Popule Meus, Ubi Caritas, Bogoroditse Gjevo o el tradicional Gaudeamus Igitur. Igualmente, se tributó un homenaje a Ana Rosa Ramírez, componente de esta formación vocal y hermana de Pedro Ramírez, hermano mayor de la corporación nazarena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios