El Parlamento Europeo da luz verde a la PAC más consensuada

  • El texto aprobado mejora sustancialmente para España la propuesta inicial de la Comisión Arias Cañete convocará una conferencia sectorial definitiva para el reparto de ayudas en el mes de enero

La reforma de la Política Agraria Común (PAC) que estará vigente en el periodo 2014-2020 obtuvo la luz verde del pleno del Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo la pasada semana.

El voto de la Eurocámara era el último paso importante que quedaba por dar en la negociación de la nueva política agraria, que ya había sido acordada por los gobiernos de la Unión Europea (UE), aunque aún está pendiente la aprobación formal de la nueva PAC que se producirá en el Consejo de Ministros de Agricultura que tendrá lugar el próximo 16 de diciembre.

En todo caso la aprobación del texto legislativo por los eurodiputados marcaba un hito no sólo por fijar las directrices de la política agraria para los próximos siete años (aunque 2014 será de transición en su aplicación), sino también por tratarse para muchos de una "ocasión histórica" por tratarse de la primera vez que la Política Agraria Común era fruto de la colegislación entre la Comisión y el Parlamento europeos.

En su comparecencia en el debate mantenido en Estrasburgo el comisario europeo de Agricultura, el rumano Dacian Ciolos, consideró que la nueva reforma "permitirá un mejor equilibrio entre agricultores, regiones y países", y subrayó que incidirá en particular en los productores jóvenes.

La PAC para el periodo 2014-2020 cuenta con un presupuesto más austero, a causa de los recortes que han sufrido todas las partidas de las cuentas europeas y a repartir entre más países, concretamente 28 con la reciente adhesión de Croacia. En concreto, 408.310 millones de euros, de los cuales 312.700 se dedicarán a ayudas directas y medidas de mercado, y 95.600 millones a desarrollo rural.

En la sesión, los diputados apoyaron el paquete legislativo de la nueva política, a la que hace meses la Eurocámara había introducido más de 8.000 enmiendas. Las negociaciones, más de intereses de distintos países que por ideologías políticas, se centraron inicialmente en cerrar la cuantía de fondos que recibirían los diferentes Estados miembros para sus políticas agrarias y de desarrollo rural.

Sin tasa plana

En la pasada votación los eurodiputados ya respaldaron los informes sobre los pagos directos a los agricultores, la política de desarrollo rural, la organización de mercado único de los productos agrícolas y la gestión y control de la PAC.

Entre las principales novedades, la normativa incluye la desaparición progresiva de los criterios históricos para el reparto de las ayudas a productores, el impulso de las prácticas agrícolas ecológicas a través de los pagos directos (conocido como greening) y la introducción de la figura del "agricultor activo", requisito necesario para cobrar las ayudas comunitarias.

Los liberales europeos votaron en contra de las normas sobre la organización de mercado único al considerar que las medidas incluidas suponen "una vuelta a las políticas intervencionistas que ya fracasaron en el pasado", explicaron en un comunicado.

Los socialistas de la Eurocámara valoraron especialmente que la futura legislación vaya a permitir una mayor transparencia sobre el reparto de los subsidios.

La eurodiputada española Iratxe García, del grupo socialista, reconocía a AGR que "se ha mejorado una propuesta de la Comisión muy lesiva. No es la reforma que hubiéramos hecho los socialistas, pero hay que reconocer la mejora". Entre lo positivo del texto aprobado por la Eurocámara resalta la convergencia para frenar la tasa plana. "En el greening, la inclusión de la dehesa ha sido muy importante y la exclusión de los cultivos permanentes como viñedo, frutales y olivar que hubiera llevado al arranque del 7% de la superficie", comentaba.

García también resalta el aumento del porcentaje de las ayudas acopladas y la regulación de sector vitivinícola.

En lo negativo hizo referencia a las cuotas lácteas perdidas. sobre todo por la explotaciones ganaderas en zonas desfavorecidas. También la exclusión del algodón de la ayuda acoplada. "El modelo liberal de regulación de mercados ha impedido poder ayudar más en la defensa de los productores", añadía. En todo caso, se han conseguido cosas que desde ahora nos hacen ser algo optimistas. Es el resultado de muchas reuniones y conversaciones durante dos años hasta llegar aquí, a este acuerdo global", remataba la eurodiputada su valoración.

Los diputados del PPE se mostraron satisfechos con la reforma respaldada que, según la delegación española del grupo, garantiza que España siga recibiendo prácticamente las mismas ayudas para los agricultores y ganaderos, pese al recorte de fondos para toda la UE.

La eurodiputada del Grupo Popular Auxiliadora Correa Zamora resaltaba en declaraciones a AGR que se había alcanzado "un acuerdo histórico y un día histórico el pasado 20N para la PAC". En su opinión no sólo es así porque es el primero en que la Eurocámara participa colegislando, sino que también atribuía a esta participación del Parlamento la sustancial mejora de la propuesta inicial de la Comisión.

"La agricultura mediterránea no pintaba nada en la propuesta de la Comisión pero hemos trabajado juntos los países de la zona y se han conseguido mejoras muy importantes", explicaba, para añadir que "nos tenemos que felicitar por el acuerdo alcanzado, ya que España se garantiza los 47.000 millones de euros hasta 2020 y se puede decir que ha salido bien parada".

Para esta eurodiputada en el nuevo modelo se ha conseguido rechazar la idea de tasa plana, con el tope del 30% como máximo de desigualdades entre zonas y entre agricultores. También resaltaba la introducción de la figura del agricultor activo, aunque ahora los Estados Miembros deben fijar más los criterios, y que se haya conseguido reducir a 22 millones las hectáreas elegibles de los 38 planteados inicialmente, el apoyo a agricultores menores de 40 añoso la regulación del comercio de frutas y hortalizas ante Marruecos.

"Ahora hay que trabajar para que se apliquen en 2014 los reglamentos de medidas transitorias, que mantienen los mismos pagos que en 2013 con criterios históricos, y también el reparto nacional y regional de los fondos, un trabajo para el ministro con las Consejerías y los técnicos", concluía.

Por su parte, los Verdes consideraron que la reforma aprobada es "injusta" y no va lo suficientemente lejos desde el punto de vista medioambiental y recriminan a la Comisión europea y a la Eurocámara no haber llegado a mucho más porcentaje desuperficie agrícola afectada por el greening.

El diputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, destacó, por su parte, el "contundente rechazo de la izquierda" a la reforma, al "no ser la PAC que la agricultura y la ganadería necesitan urgentemente y por suponer una lamentable oportunidad perdida".

La batalla continúa en casa

Aunque las bases de la reforma de la PAC queden fijadas en esta votación y se ratifique en diciembre por el Consejo, aún quedan flecos muy importantes sobre el reparto de las ayudas que se van a dirimir entre el Ministerio de Agricultura y las comunidades autónomas. Concretamente el ministro Arias Cañete prevé la celebración de una Conferencia Sectorial el próximo mes de enero donde ya podría quedar cerrado el reparto, una negociación que se prevé dura para Andalucía.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, afirmaba recientemente que la nueva PAC contiene muchos elementos que, bien empleados, nos permitirán fomentar una agricultura más profesional y más productiva.

A pesar de esta valoración el ministro recordaba los "muchos esfuerzos y horas de trabajo dedicadas" para conseguir un resultado satisfactorio en las negociaciones de la reforma de la Política Agraria Común. Según el ministro, "hemos convertido la amenaza en oportunidad de futuro para el campo español", ya que se han evitado la pérdida de fondos, la tasa plana o la atomización de las ayudas entre millones de nuevas hectáreas.

Arias Cañete explicaba los principales elementos del modelo de aplicación de la PAC en España, acordados en Conferencia Sectorial, en la que por parte de Andalucía participó el anterior consejero de Agricultura, Luis Planas, como la aplicación uniforme en todo el territorio, con un modelo de regionalización basado en comarcas agrarias. También señalaba la aprobación de un programa nacional de desarrollo rural y el acuerdo para desarrollar las Organizaciones de Productores

Precisamente, sobre la negociación interna Cañete avisaba de que aún quedan aspectos por concretar, como la definición de agricultor activo, sobre lo que advirtió que el Ministerio pretende aprovechar el momento actual para centrar las ayudas en las explotaciones activas que generen riqueza y empleo en el medio rural, al margen de quién desempeñe la actividad o del régimen jurídico elegido por su titular.

Más significativas son sus advertencias sobre el reparto de ayudas de desarrollo rural donde Andalucía puede verse claramente perjudicada ya que según Arias Cañete "en la anterior PAC recibió 500 millones de más".

La consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía, Elena Víboras, recuerda que el Ministerio acordó en líneas gruesas la cuantía en la conferencia sectorial, y que en ese momento fueron positivos los 2.000 millones de euros, pero añade que "lo que no voy a aceptar es que se meta la mano en los fondos andaluces" en esta nueva fase de reparto nacional que queda pendiente.

Víboras ha recalcado la importancia del momento actual en el proceso de reforma de la PAC al producirse en el Parlamento Europeo la ratificación de los acuerdos alcanzados anteriormente sobre el Marco Financiero 2014-2020 y esta política europea. " En la nueva conferencia sectorial está en juego el futuro de nuestras comarcas, nuestra agricultura, nuestra ganadería y nuestra agroindustria", apostillaba la consejera. Concretamente calcula que Andalucía puede llegar a perder 420 millones de euros en este muevo periodo en fondos de desarrollo rural, algo que parece concordar con los números del ministro.

Ante este nuevo reto de la agricultura andaluza la consejera animaba a los portavoces de los grupos políticos que integran el Parlamento andaluz a "expresar con claridad su apoyo a Andalucía" en las diversas cuestiones que se negocian actualmente en el marco de la reforma de la PAC, ya que "ésta es la única vía" para "blindar nuestro compromiso" con la región.

Además, Víboras destacaba la necesidad de "cerrar filas definitivamente dejando a un lado los enfrentamientos improductivos" para abordar la "última y más decisiva etapa" de las negociaciones con "el máximo apoyo de todas las fuerzas de este Parlamento para que lo que aún queda por definir se resuelva de la manera más justa para los andaluces" y se logre que la comunidad "no pierda ni un euro" de lo que percibe en este contexto al "acorazar el sobre andaluz". Para ello, pidió la colaboración y el respaldo a todos los grupos políticos.

Durante su intervención en la Comisión de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural del Parlamento andaluz, que tuvo lugar tras aprobarse en la Eurocámara la futura PAC, la consejera se refirió a cuestiones "irrenunciables para el futuro de nuestra comunidad autónoma" y asuntos susceptibles de causar una merma en el volumen de ayudas asignadas a la región para los próximos siete años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios