Ganar, esa medicina

  • Las victorias ante Lagun Aro y Zalgiris devuelven la calma una semana después · El cuerpo técnico y los jugadores consideran el choque ante el Cajasol como una prueba definitiva para calibrar su mejora

La derrota ante el Asseco Prokom (50-70) el pasado 3 de febrero mostró al peor Unicaja de los últimos años y desató la ira de una afición que convirtió el Carpena en un jurado popular que dictó sentencia y pidió dimisiones. El equipo de Aíto tocó fondo, entró en estado crítico. Y se temía lo peor. Pero una semana después, el diagnóstico habla de mejoría y cierta reacción positiva.

El equipo malagueño ha encontrado en las victorias sobre el Lagun Aro (97-72) y el Zalgiris (86-68) la medicina para salir de su estado catatónico. Cierto es que la entidad de los rivales y la pobre imagen ofrecida por ambos no permiten ser demasiados categóricos, pero hay señales para la esperanza.Más allá del favor que ha supuesto el calendario, el Unicaja ha recurrido al primer mandamiento del libro de estilo de Aíto: la defensa. Nada que ver el trabajo defensivo realizado ante donostiarras y lituanos que el ofrecido ante los polacos. La mejora de la actitud ha permitido ver a un equipo que dificulta sobremanera el ataque rival (ha dejado a sus dos últimos rivales en 72 y 68 puntos, respectivamente) y que se muestra mucho más agresivo, provocando 19 y 25 pérdidas en los dos últimos encuentros. El ataque estático sigue siendo pobre, pero con la defensa se solucionan algunos de los problemas ofensivos.

Individualmente, se confirma el buen momento de Archibald y la regularidad de Dixon, pero lo más llamativo ha sido el protagonismo que va adquiriendo Berni Rodríguez, cuya presencia en la rotación de Aíto va ganando en importancia. Promedia unos 15 minutos pero ante el Lagun Aro jugó 19:25 y frente al Zalgiris, 20:33. De ser el undécimo jugador ha pasado a ser el sexto-séptimo. Su rendimiento aún debe mejorar bastante.

Dos victorias seguidas que, más allá de su valor anímico, han evitado una eliminación prematura del Top 16 y que se complique todavía más la presencia en el play off de la ACB. Pero poco más. Las dudas en torno al rendimiento del equipo siguen vigentes. Y pasado mañana visita el Carpena el Cajasol, quinto clasificado de la ACB.

Cuerpo técnico y jugadores contemplan el derbi andaluz como una prueba mucho más fiable para calibrar su mejora. Pero también como la última oportunidad para aspirar a una buena posición de cara al play off. El equipo sevillano aventaja al malagueño en tres victorias y un triunfo local abriría la puerta a la posibilidad de alcanzar la quinta plaza y evitar así a Barcelona, Real Madrid y Caja Laboral en el cruce de cuartos de final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios