Mateo dice que es "mental" y pide "unión" a la plantilla

  • No descarta cambios en la plantilla: "El equipo está por encima de cualquier individualidad"

Chus Mateo no da con la tecla que tan buen rendimiento le había dado hasta hace tres semanas. El equipo no reacciona y, de momento, no puede o no sabe cómo conseguirlo. Lo que sí parece tener claro es la causa del mal juego del equipo. "Creo que es un tema absolutamente mental lo que nos está pasando. Se han visto los nervios desde le primer momento, en ocasiones hemos estado sin saber muy bien lo que queríamos, dudando mucho. Hacer un 28% en tiros de dos, un cuarto otra vez con 5 puntos, una valoración de 5 al descanso... Son detalles inexplicables ahora mismo. ¿Cómo es posible que el equipo pueda pasar de hacerlo cómo lo estaba haciendo de bien a hacerlo tan mal?", comentó el técnico del Unicaja.

Para el madrileño, lo más importante ahora es que el equipo tenga "confianza y fe en que va a salir adelante" y pidió unión al vestuario. "Este es un gran bache y debemos remar todos en la misma dirección, pensando que mi compañero es el mejor. No hay que perder la fe en las cosas que se hacen. En el momento en el que alguien dude de que lo que estamos haciendo es lo correcto estaremos más cerca de no recuperarnos. Por eso es muy importante que ahora no haya fisuras, que estemos muy juntos, que en el vestuario haya unión. Nosotros somos los responsables de sacar esto adelante, nadie más. Ni la afición ni los medios de comunicación ni la directiva. Y, como responsable que somos, lo único que puedo prometer es que vamos a trabajar para salir de aquí. Hemos entrado en un bache mucho mayor de lo que yo esperaba, pero tengo jugadores con corazón que han sido capaces de hacer algo muy grande en la primera vuelta y que han demostrado que pueden jugar a esto a un gran nivel", expuso Mateo.

Como casi siempre, no dudó a la hora de hacer autocrítica: "El halago nos ha hecho débiles porque nos lo hemos creído, nos hemos creído que somos mejores de lo que realmente somos. Pero no podemos venirnos abajo, hay que ser muy fuertes y no dudar de lo que se ha hecho hasta ahora. Hicimos un buen partido con el Madrid y tuvimos la mala fortuna de perder en el último segundo y eso nos hizo daño mentalmente. Antes, seguramente no quisimos todo lo que debíamos y ahora que queremos no llegamos".

El entrenador cajista se refirió al mal momento de Gerald Fitch y, por primera vez esta temporada, le dio un toque de atención: "Todo el mundo sabe la importancia que tiene ese puesto, porque le damos mucho balón y debe generar juego. Intentamos ayudarle pero es obvio que el equipo está por encima de cualquier individualidad. Si ha habido en un momento determinado la paciencia suficiente para esperar porque se iba ganando, ahora hay que estar mucho más alerta en todos los sentidos". Tanto, que abrió la puerta a algún cambio en la plantilla: "Tengo que buscar soluciones y ahí entra cualquier solución; hacer cambios, no hacerlos, dar más confianza... Hay que estudiarlo bien, con paciencia y con tranquilidad, pero alguna determinación hay que tomar. No sé en qué dirección, pero habrá que tomarla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios