Pavor por la lluvia de libras

  • El suculento contrato de la Premier a partir de 2016 pone en alerta al resto de grandes ligas del continente

El multimillonario contrato de televisión firmado por la Premier League asustó al resto de las grandes ligas del fútbol europeo, que temen una fuga de talentos por la imposibilidad de luchar con el enorme poder económico adquirido por los clubes ingleses.

En España aparece una posible huelga de clubes en el horizonte si no se cambia la ley para repartir mejor el dinero de los derechos, mientras que en Alemania se abrió el debate sobre aumentar del precio de las entradas para poder mantener a los mejores jugadores.

"Cualquier equipo de la Premier te ficha al mejor jugador porque le puede pagar el doble de ficha. Esto nos está pasando y pasará si no se arregla la situación", resumió ayer Joan Collet, presidente del Espanyol, uno de los muchos clubes que viven en España a la sombra de Real Madrid y Barcelona, que amasan la mayoría del dinero que se reparte por derechos.

La Premier anunció que los derechos televisivos para temporadas entre 2016 y 2019 fueron vendidos a Skyy BT Sport en una cifra récord de 5.136 millones de libras (unos 6.944 millones de euros).

La cifra estimada para el fútbol español, cuyos clubes negocian los derechos por separado, es de 1.700 millones de euros para las tres temporadas de 2012 y 2015. La Bundesliga obtiene en cuatro años (2013-2017) unos 2.500 millones de euros para los clubes de primera y segunda. Ello equivale a un ingreso anual de 560 millones de euros en España, por los 620 en el caso de Alemania (hay que dividir ese monto entre 36 equipos). En Francia la cifra asciende, según los actuales contratos, a 751 millones al año gracias a la inyección del dinero qatarí de beIN Sports, mientras que en Italia cae a 323. La Premier, en cambio, cuenta con una bolsa de 2.300 millones por temporada, más que la suma de las otras cuatro Ligas (2.255).

Cada club de la Premier League recibirá un fijo de 130 millones de euros a partir de 2016, cuando entra en vigor el nuevo acuerdo. Es decir, el equipo inglés más pequeño ganará prácticamente lo mismo que lo que actualmente ingresan Madrid y Barcelona, dos gigantes del fútbol mundial.

En España saltó la alarma tras el impactante acuerdo en la Premier y la Liga de Fútbol Profesional (LFP), la patronal de clubes, estudia la posibilidad de una huelga para forzar al Gobierno a aprobar un decreto ley que permita la negociación colectiva de los derechos televisivos.

"Si no se ponen las pilas de una vez, estamos dispuestos a hacerlo", afirmó Collet, dirigente del Espanyol. Se cree que una nueva ley permitiría mejorar los ingresos de 18 de los 20 clubes de la máxima categoría.

Pero no sólo el fútbol español parece preocupado por el auge de la Liga inglesa. "Las cifras de la Premier League están en otra dimensión cuando se las compara con el resto de ligas de fútbol", reconoció el jefe de la Liga Alemana de Fútbol, Christian Seifert, a la web del diario Bild. "Necesitamos una discusión sincera: ¿estamos dispuestos a adoptar medidas impopulares en caso de que sea necesario para mantener a los mejores jugadores del mundo en la Bundesliga?", se preguntó. Lo que insinuó Seifert es que competir con la Premier resulta difícil si no se aumenta el precio de las entradas o el marketing gana la batalla a los aficionados.

La batalla futbolística con Inglaterra parece perdida. Ni Alemania parece dispuesta a rebajar el bienestar de sus hinchas ni los clubes españoles parecen en condiciones de recuperar la amplia ventaja que le lleva la Premier League en cuestión de comercialización.

La LFP se planteó a comienzos de temporada el reto de reducir la enorme distancia que le lleva la Premier en cuestión de marketing y derechos televisivos, pero el nuevo contrato supone todo un golpe a su plan. "La Premier nos lleva mucha ventaja", reconoció a Dpa en agosto Fernando Sanz, embajador de la LFP en el sudoeste asiático. Y con el nuevo contrato esa diferencia no hace sino aumentar.

Ahora el plan de los clubes españoles es negociar el contrato televisivo de forma colectiva, algo a lo que el Madrid se opone abiertamente. El club blanco y el Barcelona obtienen cada uno 140 millones de euros, casi 100 millones más de lo que ingresa el siguiente, el Atlético, vigente campeón de la Liga española.

La cuestión es que con el nuevo contrato de televisión, el último clasificado de la Premier League triplicará los ingresos de todos los equipos españoles, incluido el Atlético, y sólo con la excepción de los dos grandes. A todo ello cabe sumar la crisis económica que vive el fútbol español, con numerosos clubes -como es el caso del Atlético de Madrid- que deben destinar gran parte de sus ingresos a satisfacer las deudas acumuladas con el Estado español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios