Solbes admite que en 2010 habrá más dificultades de las previstas

  • El ministro de Economía habla de recuperar "cierto vigor" en el crecimiento en 2011

El Gobierno empieza a admitir que la crisis económica podría durar más de lo esperado. El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, reconoció ayer que, a la vista de como está evolucionando la crisis "veo algunas dificultades más en 2010 de las que he visto en otros momentos", lo que, de confirmase, supondría retrasar la recuperación. Solbes pronosticó además que, a pesar de las medidas de apoyo al sector financiero aprobadas, el crédito seguirá reduciéndose para volver a una situación de normalidad tras los incrementos "exorbitantes" del pasado y defendió indirectamente al sector bancario al asegurar que "tan malo es denegar un crédito a un demandante solvente, como dárselo a quien no podrá devolverlo".

Solbes, que compareció ante la Comisión de Economía del Congreso, admitió que 2009 será "un año muy difícil en el que la crisis alcanzará su máxima intensidad" y reconoció además una elevada incertidumbre en torno a las previsiones para 2010 y 2011, aunque las tasas de crecimiento deberían recuperar "cierto vigor" en 2011, señaló.

El vicepresidente segundo defendió las medidas adoptadas hasta ahora para hacer frente a la crisis, que han agotado el margen fiscal, pero no todo el margen de maniobra, dijo, y apeló a la responsabilidad de los partidos políticos, los agentes sociales y las Administraciones Públicas para sacar adelante "reformas ambiciosas" que permitan acelerar la recuperación, con especial énfasis en el mercado de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios