Una economía con buenos mimbres pero sin músculo

  • El servicio de estudios de La Caixa presenta un estudio que expone las fortalezas y debilidades de Andalucía

La de Andalucía es una gran economía territorial, muy poblada y diversificada en sectores. Tiene, además, rasgos relevantes de excelencia. Pero son sólo eso: rasgos. "Están todos los mimbres, pero no tiene la masa crítica suficiente como para situarse entre las economías más avanzadas de Europa". Es lo que afirma José Antonio Herce, socio director de Analistas Financieros Internacionales (AFI), entidad que ha elaborado el informe La economía andaluza: diagnóstico estratégico. Ha sido publicado por La Caixa, dentro de su colección Comunidades Autónomas.

El análisis se circunscribe al periodo comprendido entre 2001 y 2007. Según los autores, el estudio, que no entra en los dos años de crisis, es válido para detectar las fortalezas y debilidades de la economía andaluza y para marcar el camino de lo que debe ser el nuevo modelo.

Hay elementos atractivos. Por ejemplo, una superficie amplia (17% de la nacional) y una población numerosa que ha crecido a un ritmo del 1,3% anual, además de una red de amplia de municipios de más de 30.000 habitantes que ha evitado el despoblamiento rural. Tiene, según el estudio de La Caixa, una buena red de infraestructuras y nodos logísticos, una situación estratégica, y ha avanzado significativamente en la convergencia en renta per cápita con España, con crecimientos sistemáticamente superiores a los del país. Con un lunar: el número de personas empleadas en 2007, que fue un año bueno en Andalucía, no llegaba al 40%. "Eso no se justifica, porque no es una población envejecida", dice Herce. Tampoco la productividad es un elemento positivo: en 2007 estaba diez puntos por debajo de la media española, debido al importante peso de sectores poco productivos como el de la construcción.

En densidad empresarial Andalucía también es deficitaria. Sólo Málaga supera la media española en sociedades por cada 1.000 habitantes. Sin embargo, el crecimiento acumulado del número de empresas ha sido del 42,4% en siete años, frente al 32,5% español. Los expertos consideran, según el estudio de La Caixa que Andalucía es la comunidad con mejores oportunidades para la creación de empresas. Una asignatura pendiente es la I+D, cuyo gasto es tres décimas inferior al nacional (un 0,9% del PIB frente al 1,2%). Aun así, el esfuerzo ha sido grande: ha duplicado el gasto desde 2001 mientras el español sólo ha crecido el 20%.

El informe propone incidir en sectores como el turismo -"se debe ganar en calidad y atraer a visitantes que aporten mayor valor-, el agroalimentario , con la asignatura pendiente de la comercialización; y las energías renovables, en especial la solar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios