Llegan a España otros tres disidentes cubanos

  • Los ex presos niegan que su excarcelación suponga una apertura del régimen de los hermanos Castro.

Comentarios 2

Tres nuevos opositores cubanos del grupo de los 75 detenidos en la llamada Primavera de 2003 llegaron a España tras ser excarcelados el lunes en el marco del diálogo entre el gobierno de Raúl Castro y la Iglesia Católica. Efrén Fernández Fernández, de 47 años; Regis Iglesias Ramírez, de 40 -ambos miembros del Movimiento Cristiano Liberación (MCL)-, y el médico Marcelo Cano Rodríguez, de 45 años y miembro de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Familiar (CCDHRN) fueron liberados el lunes y volaron durante la noche con sus familiares a Madrid, donde aterrizaron poco después del mediodía del martes.

Desde allí fueron trasladados por la Cruz Roja a un hotel de la localidad de Móstoles, donde se encuentran ya otros presos cubanos excarcelados. Allí recibirán atención médica y psicológica, así como asesoría para solicitar protección internacional, explicaron fuentes de la Cruz Roja. En declaraciones a la prensa desde el hotel, los ex presos negaron que su excarcelación suponga una apertura del régimen cubano y consideraron que todo se limita a una estrategia para ganar tiempo y limpiar la imagen del régimen. "Está demostrado en los últimos días que hay una represión criminal contra la disidencia en Cuba", dijo Fernández, recordando las presiones que al parecer sufre la madre del preso fallecido tras una huelga de hambre de 85 días, Orlando Zapata. Iglesias consideró por su parte que el gobierno quiere limpiar su imagen y exigió un proceso de cambio transparente "que involucre a todo el pueblo cubano, a todas las tendencias ideológicas, tanto dentro de la isla como en el exilio".

Los tres presos son parte de los seis cuya excarcelación y traslado a España anunció la Iglesia Católica cubana coincidiendo con el 84º cumpleaños del ex presidente Fidel Castro, quien volvió a la vida pública precisamente cuando comenzaron las excarcelaciones. Los tres restantes -los periodistas independientes Juan Adolfo Fernández Saínz, Fabio Prieto Llorente y Juan Carlos Herrera Acosta, del Movimiento Cubano Jóvenes por la Democracia- llegarán en los próximos días.

Después de semanas de conversaciones lideradas por Raúl Castro y el cardenal arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, la Iglesia y el gobierno cubano alcanzaron a principios de julio un acuerdo para la excarcelación de los 52 opositores que seguían entre rejas, del grupo de 75 que fueron detenidos en la llamada Primavera Negra de 2003 y condenados a penas de hasta 28 años de cárcel. La Iglesia Católica anunció que las liberaciones se producirían en un plazo de tres a cuatro meses. De ellos, 26 aceptaron ser trasladados a España. Una veintena llegó en junio con un buen número de familiares. Está previsto que el número aumente a 52 en los próximos meses. El Defensor del Pueblo español está estudiando la petición de asilo político de algunos de los que ya se encuentran en Madrid, lo que les permitiría quedarse en la capital española.

Antes de que se anunciara el acuerdo había quedado libre ya el opositor parapléjico Ariel Sigler, quien viajó después a Estados Unidos para recibir tratamiento médico. Aunque todos son presos de conciencia adoptados por Amnistía Internacional, el gobierno cubano los considera presos comunes y alega que han sido debidamente juzgados y condenados según las leyes, por ser "mercenarios" al servicio de Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios