El fiscal pide que se archive la causa contra Garzón por los cobros de Nueva York

  • La Fiscalía, que desde el inicio de la instrucción ha pedido archivar la causa, apunta que, en todo caso, el posible delito ha prescrito.

La Fiscalía ha pedido al magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena, que instruye la causa abierta a Baltasar Garzón por el patrocino de los cursos que impartió en Nueva York, que archive el procedimiento al considerar que el juez no cometió el delito de cohecho pasivo impropio que le imputa. En un escrito, de 74 folios, remitido al magistrado, el fiscal solicita al instructor del Supremo que, en todo caso, si no estima esa pretensión, dicte también el sobreseimiento libre por haber prescrito el delito, ha informado en una nota la Fiscalía General del Estado. El Ministerio Público indica que con esta petición mantiene la misma posición que ha defendido desde el inicio de la instrucción, que ha sido solicitar el archivo de la causa.

El pasado día 26 Marchena acordó en un auto la transformación de la causa en procedimiento abreviado, poniendo fin a la investigación, y dio un plazo de diez días a las partes para que formularan escrito de acusación o pidieran el archivo de la causa, como han hecho la Fiscalía y la defensa de Garzón. En ese auto, el instructor imputó a Garzón un delito de cohecho impropio afirmando que las cantidades abonadas por los patrocinadores de sus cursos en Nueva York durante 2005 y 2006 "tuvieron siempre relación directa" con su condición de juez.

Sin embargo, ni el fiscal ni la defensa comparten los argumentos del instructor. El abogado de Garzón, Enrique Molina recurrió el pasado lunes el auto de Marchena, alegando, entre otras cosas, que los hechos imputados al juez no son delictivos y que, "si lo fueran, estarían prescritos". En este sentido, concretaba que el último patrocinio fue recibido por la Universidad de Nueva York el 17 de mayo de 2006 y la querella de los abogados José Luis Mazón y Antonio Panea, que dio lugar a este procedimiento, no se admitió hasta el 28 de enero de 2010, pasados los tres años que la ley fija como plazo de prescripción. Marchena, sin embargo, estima acreditado que durante su estancia en Nueva York en 2005 y 2006 Garzón era juez en activo y que el Banco Santander, BBVA, Telefónica, Cepsa y Endesa aportaron dinero para sus cursos en atención a esa condición, lo que supuso "la obtención de un aprovechamiento" para él.

Mazón y Panea también presentaron el pasado lunes su escrito de acusación, en el que piden una multa de 27.000 euros para Garzón por un delito continuado de cohecho impropio y alternativamente una pena de hasta cinco años de prisión y quince de inhabilitación en caso de que el hecho de haber recibido fondos de dichos patrocinadores fuera considerado cohecho propio y prevaricación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios