El Ayuntamiento privatizará la gestión de las piscinas municipales el próximo curso

  • La Fundación Deportiva asegura que las empresas mantendrán los precios y la calidad del servicio en El Torcal y Malasaña · Los horarios se ampliarán y los centros deportivos podrían abrir los festivos

Comentarios 7

Uno de los grandes retos del actual equipo de gobierno del PP para este mandato es que todos los malagueños tengan acceso a alguna piscina municipal en su barrio. El proyecto pasa por una privatización de la gestión del servicio. De este modo, las dos instalaciones municipales que hay en funcionamiento desde hace años -El Torcal y Malasaña- serán gestionadas por empresas privadas desde la próxima temporada de baño, es decir desde septiembre.

Este es el objetivo del Consistorio, según aseguran a este periódico fuentes cercanas a la Fundación Deportiva Municipal, que instaurará este modelo en todas los nuevos polideportivos. En estudio hay más de una decena, pero los dos que han sido presentados y cuyos diseños están redactados -Segalerva y Huelin- siguen, precisamente, este modelo de funcionamiento.

El Ayuntamiento de Málaga tiene desde hace años los servicios de sus piscinas contratados a distintas empresas externas, pero no así la gestión de la instalación. Por ejemplo, de la docena de trabajadores del complejo de El Torcal, tan sólo dos son empleados de la Fundación Deportiva. En adelante no habrá ninguno, tan sólo existirá una figura dentro del equipo de técnicos municipales que se encargará de velar por la calidad del producto. Según las fuentes consultadas, el primer compromiso al que deberán hacer frente las empresas que opten al concurso será el de mantener los precios a corto plazo. No obstante, éstos llevan congelados desde hace años y según distintos estudios, son un 60% más baratos del mínimo exigido.

Las empresas privadas deberán buscar la rentabilidad del negocio por la vía de mejorar y ampliar los servicios, que no por los precios, aseguran las mismas fuentes. En este sentido, éstas apuntan a que los polideportivos ampliarán sus horarios de apertura y podrían estar en funcionamiento los fines de semana y festivos, algo que paradójicamente no ocurre en la actualidad. Igualmente, se modernizarán algunas gestiones como el caso de las reservas de pistas y matriculaciones, que aún no se pueden realizar a través de la Red ni por vía telefónica, sólo de forma presencial.

Ni en Malasaña ni en El Torcal existe noticia oficial de la privatización de su gestión. Sin embargo, ya es un secreto a voces, tanto entre el personal de la instalación como entre sus usuarios. En el caso del polideportivo de El Torcal, la pasada semana técnicos de la Fundación Deportiva realizaron un inventario de toda la instalación. Algunos trabajadores consultados se mostraron preocupados por sus empleos. Respecto a los usuarios, reina el recelo. La mayoría consideran que subirán los precios o bajará la calidad del servicio. Algunos, incluso, están recogiendo firmas y rellenando hojas de reclamaciones.

"Que no nos cuenten que una empresa privada no quiere ganar dinero. Por algún lado tendrá que hacerlo", afirma Margarita, una de las usuarias habituales de la piscina de El Torcal. Según explica esta vecina, en el barrio se está corriendo la voz para que los usuarios se movilicen. "Nos molesta que algo que se ha hecho con dinero público, con el trabajo que costó en su momento, lo gestione una empresa privada", concluye la afectada.

En el caso de las piscinas de Malasaña y El Torcal, las construyó en su día el Consistorio, aunque su gestión la llevará desde la próxima temporada una empresa privada. Sin embargo, los nuevos polideportivos los levantarán privados, quienes los explotarán durante los años estipulados en el concurso a cambio de la titularidad del edificio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios