Denuncian al Defensor del Menor al Hospital de Antequera por cerrar la planta de Pediatría

  • El centro sanitario replica que no le mueve el ahorro, sino "gestionar los recursos de forma eficiente"

El cierre de la planta de Pediatría del Hospital de Antequera desde el pasado 1 de julio y hasta el mes de octubre ha sido denunciado por el Sindicato de Enfermería (Satse) ante el Defensor del Menor de Andalucía. La organización entiende que la medida vulnera varios artículos del Decreto 246/2005 sobre derechos de los menores.

Durante los próximos tres meses, los pequeños deben ser ingresados en el área de Ginecología. Una decisión que Satse achaca a "motivos meramente de ahorro económico".

El sindicato argumenta que los niños tendrán que compartir espacio con madres ingresadas con sus recién nacidos sanos, pero también con mujeres de todo tipo de patologías, "incluidas las infecciosas". Para la organización, si a esta situación se le suma la reducción del personal de enfermería, "se compromete gravemente la seguridad de estos menores".

Para Satse, el cierre de la planta de Pediatría viola el artículo 15.1 del citado decreto que establece que los menores de 14 años serán ingresados en zonas pediátricas específicas. También sostiene que se incumplen los artículos 11 y 14 porque desaparecen las habitaciones individuales para estos pacientes, así como las zonas lúdicas.

El Área Sanitaria Norte, de la que depende el hospital, replicó que lo que le mueve "no es el ahorro, sino gestionar nuestros recursos de manera eficiente, adaptando la dotación de servicios a las necesidades de la población, compatibilizando este aspecto con el derecho de los profesionales a tomar sus merecidas vacaciones". Según la Administración, ha contratado 8.229 jornadas de sustitución de profesionales que se van de vacaciones, de las cuales el 62% corresponde a enfermeras y auxiliares.

El hospital aseguró que los menores cuentan con habitaciones individuales que se encuentran en el área materno infantil, "de manera diferenciada de las habitaciones ginecobstétricas". Además, según el centro, se mantiene el protocolo que impide que cualquier patología infecciosa de adultos sea ingresada en ese área. También aclara que ante un aumento de las cargas de trabajo, el hospital dispondría de los recursos para garantizar la seguridad y la adecuada asistencia. Por último, asegura que el centro mantiene abierta la sala de actividades lúdicas.

No fue la única crítica sindical al cierre de camas. El Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) denunció que el Clínico cerró el pasado 1 de julio un total de 74 camas de Traumatología y Cirugía, pese a que la población flotante en la provincia aumenta en verano. El resultado son "camas en los pasillos y pacientes hacinados" para ahorrar. El Clínico matizó que "no hay camas cerradas, sino en reserva" que se pueden utilizar en caso necesario. Una portavoz añadió que la actividad asistencial será ligeramente superior al verano pasado. Aclaró que sólo se reduce la actividad programada (exceptuando la cirugía urgente, preferente y oncológica) porque hay profesionales de vacaciones y pacientes que no quieren operarse en verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios