Empresarios y vecinos alegan contra la Ordenanza de Convivencia y exigen regular la prostitución callejera

  • El representante vecinal afirmó que "pedimos que se practique en entornos alejados de las viviendas, de manera que no se moleste al resto de ciudadanos"

Comentarios 5

Empresarios de polígonos industriales y vecinos de Málaga capital han presentado alegaciones a la nueva Ordenanza de Convivencia Ciudadana para exigir al Ayuntamiento que este texto incluya expresamente la prohibición del ejercicio de la prostitución en la vía pública.

Entre estos alegantes a la Ordenanza para la Garantía de la Convivencia Ciudadana y la Protección del Espacio Urbano, se encuentran la Asociación de Polígonos yParques Industriales y Comerciales de Málaga (Apoma), el polígono Guadalhorce y asociaciones vecinales como Centro Sur y Puerta de Málaga.

La presidenta de Apoma y responsable de la Entidad Urbanística del Guadalhorce (el polígono de la ciudad más afectado por la prostitución), Ana María López, indicó que se propone que se incluya un apartado en el que "de forma concreta se prohíba la aceptación, el ofrecimiento y el ejercicio de la prostitución en los polígonos industriales y en otros espacios públicos de la ciudad".

En su opinión, la Ordenanza para la Garantía de la Convivencia Ciudadana y la Protección del Espacio Urbano, cuyo período de alegaciones está abierto hasta el 3 de agosto, "es una excelente oportunidad para que de una vez por todas se dote de un instrumento normativo que posibilite sancionar esta conducta".

Así, entre las alegaciones presentadas, según manifestó López, se solicita que el texto de la ordenanza municipal contemple expresamente que en el concepto de espacio urbano de la ciudad están incluidos los polígonos industriales.

Se insta también a prohibir el encendido de hogueras en el espacio público, así como el acopio indebido para este fin de palés y arrojar residuos, orgánicos o de otra naturaleza, de forma indiscriminada en la vía pública, ya que, como apuntó, "la gente los lleva a los polígonos, que suelen contar con contenedores grandes", además de a controlar los huertos ilegales en las zonas verdes de los polígonos, localizados especialmente en naves de ciudadanos de origen chino.

De igual modo se pronunció el presidente de la asociación de vecinos Centro Sur, Pedro Pérez, quien reclamó que la nueva ordenanza "sea clara y objetiva", explicando, en cuanto a las alegaciones de los colectivos vecinales, la petición de que se ordene el espacio urbano en cuanto a la prostitución y que esta práctica no se permita en las proximidades de colegios, viviendas o centros públicos o de negocios.

El representante vecinal dejó claro que "no tenemos nada en contra de la prostitución, pero sí con el hecho de que se lleve a cabo en la calle, junto a zonas residenciales". "Pedimos que se practique en entornos alejados de las viviendas, de manera que no se moleste al resto de ciudadanos", señaló.

También se refirió a la mesa intersectorial sobre la prostitución que va a crear el Ayuntamiento, ante cuya eficacia se mostró "escéptico", en tanto que "está formada por demasiadas administraciones y entidades y cuanto más gente haya, más difícil será ponerse de acuerdo, cuando en este caso lo que necesitamos es una solución inmediata".

Por su parte, López recordó que ya presentaron el pasado mes de diciembre una propuesta de ordenanza municipal, elaborada por el abogado José Manuel Cabra de Luna, para tratar de eliminar la prostitución callejera de aquellos puntos de la ciudad donde se desarrolla una actividad empresarial, como es el caso del polígono industrial Guadalhorce, o donde hay residentes, como es el entorno de la Alameda de Colón. Se trataba de una iniciativa respaldada por la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), la Federación de Comercio de Málaga (Fecoma), la Asociación Centro Histórico, Centro Sur, Cívilis y otras entidades empresariales.

Ejemplos de otros municipios

Tanto López como Pérez se preguntaron si otras ciudades como Granada ya sancionan el ejercicio de la prostitución callejera e, incluso, el Ayuntamiento del municipio malagueño de Benalmádena ha dictado un bando por el que se multará esta práctica en las calles, "por qué no se puede hacer en Málaga".

"Es cuestión de querer hacerlo", subrayó la presidenta de Apoma, quien confió, no obstante, en que las alegaciones sean aceptadas ya que, de lo contrario, "este problema no tendrá solución" y entonces, advirtió, "tendremos que crear una plataforma de los colectivos afectados y adoptar medidas más serias para defender nuestros derechos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios