Los comercios aumentan sus ventas gracias a los descuentos agresivos

  • El balance del primer mes apunta a que se cumplan las previsiones y se superen las cifras de 2009, cuando la facturación total ascendió a 90 millones de euros

Transcurrido el primer mes desde el inicio de las rebajas, los sorprendentes escaparates que anunciaban ofertas de hasta el 70% comienzan a hacerse familiares. La tendencia en los últimos años viene siendo adelantar la segunda fase de rebajas -una práctica que se ha acentuado durante el tiempo de crisis- y, con ella, el recorte del periodo de descuentos que, tradicionalmente se mantenía hasta el 31 de agosto.

A día de hoy, son más los carteles que ofertan productos de "nueva temporada" que los que continúan anunciando descuentos, que se esconden en los rincones menos visibles de los establecimientos -normalmente, al fondo a la izquierda-. Aunque el cliente lo tiene claro: "Hay que aprovechar este último tironcillo. Son prendas que no compraría a su precio original, pero si buscas, todavía quedan cosas que merecen la pena y a muy buen precio". Según Enrique Gil, presidente de la Asociación de Mercado (Fecoma), el resultado del primer mes de rebajas en cuanto a ventas ha sido "satisfactorio". A pesar de que aún no se dispone de cifras exactas, que se arrojarán cuando culmine el periodo, "según el desarrollo del mes, se están alcanzando las expectativas y todo apunta a que se puedan cumplir las previsiones de un aumento del 4% con respecto al año pasado", cuando la facturación total alcanzó los 90 millones de euros.

Como viene ocurriendo en los últimos años, durante la primera quincena de julio, los productos más demandados, por el público han sido el textil personal, el calzado y los complementos. Por el contrario, el cliente se decanta por el equipamiento para el hogar, electrodomésticos, muebles, menaje y textiles, durante la segunda quincena, ya que, según Gil "los consumidores aprovechan para hacer cambios ahora que los precios son más reducidos, sobre todo, cuando se trata de segundas viviendas". El consumo de este tipo de productos, de elevando coste, elevan el gasto medio por persona de 90 euros, a los 326, según datos del año 2009.

Las rebajas de verano comenzaron marcadas por la subida del IVA, una medida que obligó a muchos comercios a ofertar descuentos agresivos desde la primera jornada. A este respecto, Gil anticipó que la subida de impuestos no iba "a ser significativa en las ventas, ya que no iba a tener repercusión en el cliente, sino en los comerciantes, que asumirían el incremento, sacrificando su margen de beneficios". Del mismo modo, adelantó que esta medida "seguirá tomándose, de momento, hasta finales de año" ya que, aseguró, "el comerciante prefiere ganar un 5% de mucho, que un 100% de nada".

Para los últimos días de rebajas que ya empiezan a avecinarse, el presidente de Fecoma confía en que "se siga manteniendo el ritmo", ya que, de ser así "se cumplirían, sin lugar a dudas, las expectativas y estaríamos hablando de buenas noticias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios