Los partidos usan La Cónsula como arma arrojadiza y la Junta no aclara su futuro

  • El consejero de Educación, Luciano Alonso, dice que se pagará cuando se justifique "hasta el último euro del dinero gastado" e insta a los alumnos a que demanden también al Ayuntamiento

Comentarios 1

La escuela de hostelería de La Cónsula, la más prestigiosa de Andalucía, se desangra entre las protestas de los profesores y alumnos y el enfrentamiento entre los partidos políticos. No solo afecta a La Cónsula -de la que han salido estrellas Michelin como Dani García o José Carlos García, o el premio Cocinero Revelación Madrid Fusión de este año, Diego Gallegos- sino que también está ahogando al resto de escuelas, entre las que se encuentran La Fonda en Benalmádena o el CIO Mijas.

Mientras los profesores critican el impago de nóminas y los estudiantes amenazan con acabar en los juzgados, los representantes políticos usan La Cónsula y el resto de centros como arma arrojadiza para la campaña electoral andaluza. El consejero de Educación de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, aseguró ayer que "lo que estamos haciendo es ordenar el pasado y eso supone que hay que justificar hasta el último euro de un dinero ya gastado por las escuelas de hostelería". "Cuando se haya justificado hasta el último euro se podrá pasar a las subvenciones. Mientras eso no sea así, ni la sociedad en general ni yo estamos dispuestos a aceptar que no sea de esa manera", añadió.

Alonso comentó el pasado lunes que confiaba en que esta misma semana el departamento de Intervención de la Junta pudiera tener toda la documentación, diera el visto bueno y La Cónsula, junto al resto de escuelas de hostelería de la provincia, pasara a formar parte de la recién creada Agencia Pública Andaluza para la Educación y la Formación, el organismo que gestiona desde el pasado 1 de enero la totalidad de estos centros, pues antes de esa fecha lo hacía un consorcio formado por la Junta y, en el caso de La Cónsula, el Ayuntamiento de Málaga. "Estamos trabajando para hacerlo en el menor tiempo posible pero siempre desde la legalidad vigente", reiteró el consejero, sin dar una fecha definitiva para la solución del problema.

Ayer por la mañana hubo una nueva reunión entre la Junta y los trabajadores de La Cónsula y La Fonda y Educación les reclamó documentación del curso 2012-2013. La portavoz de los trabajadores de La Fonda, Carmen Sánchez, afirmó que les pidió una documentación que ya habían entregado en su día "pero que dicen que no estaba de forma correcta" y apuntó que habría que esperar a la próxima semana para que la Consejería entregue toda la documentación a Intervención.

De paso, Alonso le lanzó un dardo envenenado al Ayuntamiento de Málaga. "Si los alumnos deciden acciones judiciales [contra la Junta] me parece que les falta una pata, porque deberían ir también contra el Ayuntamiento porque es un consorcio entre la Junta y el Ayuntamiento", señaló.

Mario Cortés, portavoz del equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga, rechazó esas palabras y las enmarcó dentro de la campaña electoral regional. "Nos echaron del consorcio de forma unilateral desde el pasado 1 de enero. Nosotros nos ofrecimos a continuar y buscar fondos y nos dijeron que no. No tiene sentido ninguno que ahora nos pidan responsabilidad. Cuando hay problemas se acuerdan de Santa Bárbara", criticó Cortés, quien, no obstante, aseguró que "al Ayuntamiento nos preocupa bastante poco que nos demanden o no. Lo único que nos preocupa es que La Cónsula comience la actividad normal porque nos estamos jugando la imagen y el futuro de Málaga en la hostelería".

En el PP, además del portavoz municipal, contraatacaron el presidente del partido, Elías Bendodo, y la parlamentaria andaluza Esperanza Oña. Bendodo exigió al gobierno socialista que "deje de tomar el pelo" y Oña, que se reunió ayer con los alumnos, lamentó que la Junta "obligue a que se realicen movilizaciones en vez de recibir las clases prácticas, que en lo que llevamos de curso nunca se han iniciado".

Los alumnos de La Cónsula están de huelga -los de La Fonda ni siquiera han empezado las clases pese a que tenían que hacerlo en septiembre-, denuncian que solo reciben formación teórica y que ellos se encargan de la limpieza del centro. Los trabajadores de La Cónsula no han cobrado enero y los de La Fonda llevan diez meses sin recibir su nómina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios