El robot rescatador

Investigadores de la Universidad de Málaga han dotado a un robot de capacidad táctil con el objetivo de poder rescatar a personas, desactivar explosivos o manejar sustancias peligrosas.

Manipular las cargas pesadas gracias a una "piel artificial" que conforma el brazo del robot se ha conseguido a través del control de las fuerzas y presiones del mismo, según ha detallado a Efe el coordinador del grupo y director del departamento de Ingeniería de Sistema Automática de la Universidad de Málaga (UMA), Alfonso García.

Ha explicado que la capacidad táctil ha sido aplicada al robot Alacran, un antiguo proyecto llevado a cabo por su grupo que consiste en un robot con orugas y un brazo articulado que alcanza casi los tres metros extendido y cuenta con una capacidad de carga de unos 400 kilos.

El uso de este robot de rescate sin control alguno sobre su fuerza podría generar muchos problemas a la hora de ponerlo en contacto con los objetos o personas, ya que se trata de elementos "delicados", según ha puntualizado el investigador.

Con esa "piel artificial", se puede utilizar en cualquier actividad en la cual se necesite un brazo remoto para manipular objetos o en aquellos casos en los que se requieran unas condiciones de trabajo en las que un robot ordinario no pueda trabajar, como los rescates o manejo de explosivos o sustancias peligrosas.

Entre las formas de trabajo posibles se encuentra la teleoperada, que es la más usual, y se basa en el control del robot a través de un mando y una pantalla de ordenador, o la autónoma, en la que se le fijan unos objetivos y él los cumple sin la intervención humana.

Según ha explicado García, este proyecto, que responde al nombre de Telstar, se llevó a cabo junto a un grupo del área de electrónica de la UMA y han logrado patentar diferentes elementos que construyeron para dotar de sensibilidad al robot, e incluso comercializaron un sensor láser con barrido en tres dimensiones.

Hasta ahora, el robot ha participado en unas maniobras de simulación de rescate que organiza la Cátedra de Intervención de la Universidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios