Comienza la cuenta atrás para la transformación de Torremolinos

  • Los trabajos se iniciarán con la rehabilitación de la casa del siglo XIX de María Barrabino

Comienza la cuenta atrás para que den comienzo los trabajos que supondrán la total transformación del centro del municipio de Torremolinos. Así, el proyecto para la peatonalización del casco urbano se iniciará en la primera quincena del próximo mes de octubre con las obras para el acondicionamiento y rehabilitación de la Casa María Barrabino, inmueble del siglo XIX con importante valor artístico e histórico para el municipio que se convertirá en el icono de la plaza Costa del Sol. "Se va a comenzar estabilizando la estructura de la casa porque está en un estado de mucho deterioro por las lluvias y porque no ha estado habitada durante muchos años", explicó la concejala de Urbanismo y también portavoz municipal, Maribel Tocón, quien hizo hincapié en que "era muy urgente empezar las obras este otoño porque las lluvias podían deteriorar aún más su estado".

El Ayuntamiento de Torremolinos culminó su compra hace apenas unas semanas por un presupuesto de 1,1 millones de euros tras una larga negociación con los herederos de la casa, quienes reclamaban que se conservara su historia y el nombre de María Barrabino. Su bisnieta, Thays Vijande, nos hace una radiografía sobre el estado actual del inmueble. "Ahora mismo no está en las mejores condiciones desde que dejó de vivir ahí mi tía abuela en el año 96. La dejamos cerrada y con las lluvias la madera del techo se ha ido debilitando por distintos sitios hasta el punto que una parte se llegó a desplomar", explicó. La casa, continúa, cuenta con una escalera central que también se va a restablecer. "Lo que sí se conservan bien son los frescos", agregó.

La vivienda, de más de un siglo de vida, mezcla estilos italianos y malagueños. "El arquitecto era genovés, que es de donde procede el apellido Barrabino. Es el autor de gran parte del cementerio de Génova, y la mayoría de los artesanos que trabajaron en ella procedían de allí, de manera que todos los frescos son elaborados por artesanos genoveses pero a la usanza de Málaga", relató. Vijande coincide en que la historia de su bisabuela merece ser contada y que se conozca, porque entre otras cosas fue la encargada de traer el agua de la avenida de Los Mantantiales, hizo los lavaderos de la calle Cauce, donó gran parte de los terrenos de lo que hoy es la plaza Costa del Sol, avenida de Los Manantiales y la calle Madre del Buen Consejo, y erradicó la tuberculosis en Torremolinos en los años 50. "Mi bisabuelo trabajaba en una empresa farmacéutica especializada en las vacunas de la tuberculosis y las trajo aquí para vacunar a todo el que quisiera", argumentó. "También daba de comer a la gente del pueblo que lo necesitaba. Preparaba ollas grandes y las repartía por todo el pueblo, pero esto lo sabemos por la familia de la gente que lo ha vivido y nos lo ha contado", apuntó.

Una vez finalizados los trabajos de rehabilitación de la casa de María Barrabino, el proyecto del arquitecto Salvador Moreno Peralta continuará con el resto de la plaza Costa del Sol y parte de la avenida Palma de Mallorca, que se convertirá en un gran bulevar o punto de encuentro. Entre algunos de los elementos más llamativos se encuentra la instalación de una gran pérgola en la parte central de la plaza que recuerda al Palmeral de las Sorpresas de Málaga. También se recuperarán otros elementos identitarios de la historia de la ciudad, como la fuente de piedra, que se trasladará a su primitivo emplazamiento. "Estimamos que para el verano ya tengamos la plaza con otra configuración", aseguró Tocón.

Y es que se trata de unas las actuaciones más ambiciosas de la última década en la ciudad, con una inversión total de 3,8 millones de euros, que va a transformar por completo la fisionomía actual de su casco urbano, convirtiéndola en una zona transitable y de ocio. De hecho, el tránsito hacia la zona central prevé la posibilidad de instalar todo tipo de kioscos, mercadillos, ferias, puestos de flores, exposiciones temporales y también plazuelas intermedias adornadas por elementos escultóricos. Hasta llegar a la plaza Costa del Sol, con un ajardinamiento más ambicioso y pequeños estanques, donde también se reservará un espacio para las terrazas de los comercios. El paseo estará igualmente flanqueado por una hilera de palmeras y naranjos. Y la actuación se completará con la restauración de las fachadas de los edificios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios