Gran protesta contra el impuesto ecológico en Bretaña

Miles de personas se manifestaron ayer en Bretaña, en el noroeste de Francia, contra la política del Ejecutivo, en favor de las medidas por el empleo y en contra del impuesto que prevé tasar a los camiones que circulen por las carreteras francesas.

Como ya sucediera hace una semana, la concentración, que tuvo como epicentro las ciudades de Quimper y Carhaix, acabó con enfrentamientos entre algunos manifestantes y las fuerzas del orden, que utilizaron cañones de agua para dispersarlos.

Según los datos de la Prefectura, los manifestantes rondaron las 10.000 personas, cifras que los organizadores elevan hasta los 30.000 participantes. El clima de protesta viene incrementándose en Bretaña en las últimas semanas, con el telón de fondo de la tasa a los camiones que quiere introducir el Gobierno.

Ese impuesto ha catalizado el descontento, amplificado por las consecuencias de la crisis económica en una región muy afectada por el cierre de empresas ligadas al sector agroalimentario.

Todo ello desembocó en una primera manifestación el pasado sábado, en la que estallaron graves incidentes violentos entre los participantes y miembros de las fuerzas del orden, con el balance de varios detenidos y heridos, entre ellos un obrero que perdió una mano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios