Mueren diez políticos en un ataque suicida de dos islamistas en Somalia

  • Al menos 30 personas fallecen en el atentado perpetrado por los insurgentes contra el hotel Mona de Mogadiscio · Los rebeldes, seguidores de Al Qaeda, cargan regularmente contra las fuerzas del país

Comentarios 1

Al menos 30 personas, incluyendo a seis legisladores, murieron ayer en un ataque suicida de dos shebab, insurgentes islamistas, en un hotel de Mogadiscio, en el segundo día de una ofensiva contra las fuerzas gubernamentales y las tropas de la Unión Africana.

"Treinta personas murieron en el ataque. Seis son miembros del Parlamento somalí y cuatro son altos funcionarios del Gobierno", indicó el viceprimer ministro de Somalia Abdirahman Haji Adab Ibbi, quien precisó que las otras 20 víctimas "son civiles inocentes que murieron en este horrible incidente".

Según los testigos, dos atacantes, vestidos con uniformes de las fuerzas gubernamentales, irrumpieron a primeras horas de la mañana en el vestíbulo del hotel Mona, donde abrieron fuego indiscriminadamente contra todas las personas que se encontraban allí.

El hotel se encuentra a poca distancia de Villa Somalia, la presidencia somalí, y del Parlamento, en una zona alejada de la línea de frente y teóricamente protegida por el Gobierno Federal de Transición (TFG, en inglés). En esta instalación, recientemente renovada, se alojaban habitualmente numerosos diputados y jerarcas del TFG.

Los dos kamikazes mataron a los guardias de seguridad y luego entraron en el edificio de tres pisos. "Abrieron fuego contra todo el mundo. Era imposible escapar. Yo tuve mucha suerte, me apuntaron pero tuve tiempo de saltar por la ventana y sobreviví", afirmó Adan Mohamed, un empleado del hotel Mona.

"La gente gritaba, era el pánico total. Cuando vieron que ya no quedaba nadie para matar, subieron a la terraza y comenzaron a disparar contra las fuerzas de seguridad que cercaban el lugar", añadió.

De acuerdo con uno de los soldados presentes, los atacantes sacaron los explosivos que llevaban encima. "Los dos tipos estaban en la terraza, uno cerca del otro, gritando Alahu Akbar (Dios es grande). Parece que uno de ellos mató a su compañero al activar su chaleco de explosivos", dijo.

El portavoz de los rebeldes, Sheij Ali Mohamud Rage, se atribuyó este ataque durante una conferencia de prensa telefónica.

"Nuestras unidades de comando lo llevaron a cabo", dijo.

Por su parte, el ministro de Información, Abdirahman Omar Osma, el presidente del parlamento, Sharif Hasan Sheij Aden, así como el jefe de la misión de la Unión Africana en Somalia (Amisom), Bubacar Gausu Diarra, condenaron "este ataque contra civiles inocentes".

El lunes por la tarde, los shebab lanzaron una gran ofensiva contra las fuerzas del TFG y sus aliados del Amisom.

Después de un breve periodo de calma durante la noche, violentos combates se reanudaron de madrugada en varias líneas de frente, dejando al menos 29 muertos entre los civiles y un centenar de heridos, según el servicio de ambulancias de la capital.

El Gobierno Federal de Transición acusó a los insurgentes de haber matado a 15 civiles con disparos de morteros contra barrios habitados.

Los enfrentamientos fueron disminuyendo de intensidad para cesar a primeras horas de la tarde. Aparentemente, las líneas de frente no cambiaron y ninguno de los beligerantes progresó de forma significativa.

El mercado de Bakara, un bastión islamista en el sur de la capital, permaneció cerrado, y los tanques de Amisom tomaron posición al norte de la ciudad.

Los shebab, simpatizantes de Al Qaeda, llevan a cabo regularmente ataques contra las fuerzas gubernamentales en Mogadiscio. Sin embargo, esta nueva ofensiva en pleno Ramadán pareció tener mayor magnitud que los enfrentamientos habituales.

Los rebeldes islamistas controlan la mayor parte del centro-sur de Somalia, mientras que el TFG sólo controla algunos barrios de Mogadiscio, con el apoyo de 6.000 soldados ugandeses y burundeses de Amisom, desplegados en sectores estratégicos como el puerto, la presidencia y varias encrucijadas importantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios