Caballé afirma que sólo iba a Barcelona para ir al médico y al aeropuerto

La soprano Montserrat Caballé negó ayer ante el juez, desde la cama de su casa en Barcelona, el fraude fiscal de medio millón de euros que le atribuye la Fiscalía por el ejercicio de IRPF de 2010 y ha mantenido que ese año residía en Andorra y sólo se desplazaba a la ciudad condal para ir al médico. Según informaron a Efe fuentes judiciales, la diva declaró postrada en una cama reclinable en su piso de la avenida Josep Tarradelles de Barcelona, al que el juez ha acudido a interrogarla como imputada después de que los forenses acreditaran que sus problemas de salud le impedían desplazarse al juzgado.

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona, Josep Maria Miquel Porres, imputó a la soprano por un delito contra la Hacienda pública a raíz de una querella presentada por la Fiscalía, que la acusa de defraudar 508.462 euros en su declaración de IRPF correspondiente al año 2010, simulando tener residencia andorrana.

La imputada, que ha devuelto ya a Hacienda 300.000 de los 508.462 euros que se le reclaman, ha admitido que está reuniendo el resto de la cuota defraudada para saldar sus cuentas con el fisco, pero ha puntualizado que lo hace por consejo de sus abogados, no porque reconozca el fraude que se le atribuye. En ese sentido, la diva, de 81 años, negó al juez que en 2010 ingresara más de dos millones de euros por recitales y grabaciones musicales, como mantiene la Fiscalía, y afirmó que de los beneficios que debería haber recaudado ese año por sus bolos solo cobró 300.000 euros, ya que el resto de pagos están pendientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios