Rimas bajo la lluvia

Drama, Italia, 2011, 96 min. Dirección y guion: Andrea Segre. Fotografía: Luca Bigazzi. Música: Sara Zavarise. Intérpretes: Tao Zhao, Rade Serbedzija, Marco Paolini, Roberto Citran, Giuseppe Battiston. Cines: Albéniz.

He aquí una nueva muestra de ese cine europeo pequeño cargado de buenas intenciones y aliento poético que siempre pesca algún premio festivalero, por ejemplo, en Sevilla (Eurimages, 2011).

El primer largo del italiano Andrea Segre aborda los temas de la inmigración, el racismo y la soledad desde el retrato íntimo y en voz baja de una mujer china (Zhato Tao, la hemos visto en I wish I knew, de Jia Zhang-ke) atrapada entre las mafias que deciden su lugar de trabajo y la nostalgia del hogar, la familia y las costumbres, materializas en el oportuno recuerdo de viejos poemas ancestrales. Por medio, un viejo pescador de origen serbio (el ubicuo Rade Serbedzija, aquí por fin en un papel positivo), con el que establecer una relación de amistad e intercambio (cultural, poético) en la pequeña ciudad de Chioggia, al Norte de Venecia, un lugar gris y lluvioso, siempre amenazado por las crecidas del agua, que funciona como eco de esa tristeza catártica que Segre modula con la justa dosis de emoción contenida y romance apuntado.

Le afea bastante, empero, a esta Shun Li y el poeta, todo ese cuadro humano de acompañamiento de la pareja que, a mitad de camino entre el tipismo popular o la caricatura dramática del xenófobo de manual, distorsiona y subraya en exceso un mensaje, porque aquí hay mensaje, claro, que no se queda tan sólo en los detalles líricos, en los ecos simbólicos (el fuego de las figuras de papel/el fuego de la casa en la laguna) o en los apuntes sociales sobre esa ingrata Europa que no sabe afrontar con dignidad su condición de tierra de acogida de la diversidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios