Sólo 4 de los 22 centros de arte de Málaga se ajustan a la nueva Ley de Museos

  • El CAC, el Picasso, el Museo del Vino y el Museo de Málaga son los únicos que cumplen la normativa, necesaria para acceder a subvenciones · Aún así, muchos de ellos reciben ayudas para su funcionamiento

De un tiempo a esta parte en Málaga proliferan los proyectos que hacen suyo el concepto de museo. La ciudad cuenta en la actualidad con 22 centros de este tipo, aunque oficialmente sólo cuatro de ellos, el Museo Picasso Málaga, el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) , el Museo de Málaga y el Museo del Vino están inscritos en el registro de Museos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Como explica el experto Manuel Ramos Lizama (hasta hace unos meses conservador del Museo de Málaga y actualmente del de Almería), la inscripción en este registro es un trámite necesario para poder acogerse a subvenciones a la construcción, rehabilitación, soporte museográfico y desarrollo de actividades.

Pero la realidad es bien distinta. "Muchos de estos centros que se consideran museos reciben ayudas de las distintas consejerías de la Junta", añade. Esta laguna quedará subsanada con la Ley de Museos y Colecciones Museográficas de Andalucía, aprobada en octubre de 2007. Establece un plazo de 18 meses para la redacción de los reglamentos "y a partir de esa fecha se abre un proceso de normalización para la inscripción de los distintos centros. Pasado el plazo establecido, si el centro no cumple la consideración de museo "se le podrá sancionar", recuerda el conservador. Se pretende así garantizar al usuario que cuando traspase la puerta de un museo "éste reúna unas garantías mínimas", matiza Ramos Lizana.

La nueva ley establece entre las funciones de los museos la protección y la conservación de sus bienes; el desarrollo y fomento de la investigación de sus fondos; la documentación con criterios científicos de los mismos ; la organización y la promoción de iniciativas que contribuyan al conocimiento y difusión de sus fondos o de su especialidad, así como la elaboración de publicaciones científicas y divulgativas; y el desarrollo de una permanente actividad didáctica, entre otros aspectos.

Ante una realidad plagada de espacios dispersos, de poca relevancia y con apenas colecciones permanentes, Ramos Lizana augura un porvenir cuanto menos variopinto. "En el escenario futuro podrían convivir un museo antropológico, el de Artes y Tradiciones Populares, con salas de contenido etnológico como la música, las casas de muñecas, los toros, el vino, el flamenco, la Semana Santa, el vidrio, la cerámica o la comunidad judía (propuestas o centros ya existentes)", considera el conservador. Esta situación provocaría una oferta dispersa en espacio y contenido, y poco estimulante para un turismo cultural propiamente dicho.

El experto subraya además la falta de estudios de público, viabilidad e impacto económico que justifiquen este modelo de atomización museística. "Además, muchos de estos museos se les debería considerar en realidad centros de interpretación, que pueden tener colección o no", recalca Ramos Lizana.

"Los museos locales son los que flojean más en cuanto a infraestructuras, servicios y calidad", destaca el experto. Tan sólo cuatro de estos 22 centros de arte (o colecciones abiertas al público) de la ciudad de Málaga figuran entre los grandes equipamientos culturales: el Museo Picasso (del que es titular la Junta de Andalucía), el CAC Málaga (propiedad del Ayuntamiento), el Museo Unicaja de Arte y Tradiciones Populares, y la Casa Natal de Picasso (de titularidad municipal).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios