Wim Wenders deslumbra con su documental sobre Pina Bausch

  • Su homenaje a la coreógrafa alemana comparte protagonismo en la Berlinale con la mirada en 3D que Werner Herzog ofrece de las pinturas rupestres de Chauvet

Domingo de Berlinale en 3D y por partida triple: los cineastas alemanes Wim Wenders y Werner Herzog presentaron ayer fuera de concurso sus documentales Pina y Cave of Forgotten Dreams, mientras que el francés Michel Ocelot convenció con Les contes de la Nuit, la única película animada en la carrera por el Oso de Oro.

Pina era uno de los platos fuertes de esta edición del festival y Wenders no defraudó. El autor de París, Texas rinde homenaje a la coreógrafa Pina Bausch con un sofisticado espectáculo visual que emocionó a la crítica y le valió un contundente aplauso. "Como director de cine, y he hecho ya varias películas, siento que tengo cierta maestría", contó Wenders. "Pero cuando vi la obra de Pina por primera vez pensé que quizá sabía suficiente sobre películas, pero no sobre movimiento". "Pina se especializó tanto en lo que el alma le dice al cuerpo que me sentí un principiante".

Aquel primer encuentro entre ambos artistas se produjo en 1985, cuando la compañía Tanztheater Wuppertal de Pina interpretó en Venecia Café Müller. Cineasta y coreógrafa trabaron una sólida amistad que pronto incluyó un proyecto común: hacer un filme juntos.

Pina siempre sintió fascinación por el cine. Colaboró con Pedro Almodóvar en su filme Hable con ella e incluso dirigió una película de danza, El lamento de la emperatriz. Pero la idea de trabajar con Wenders no se hizo realidad hasta que el cineasta descubrió las posibilidades del formato 3D. "Entonces pasó lo inimaginable", declaró Wenders. Apenas dos días antes de comenzar las pruebas de rodaje, Pina falleció repentinamente el 30 de junio de 2009. Aquel parecía ser el final del proyecto. "Sin embargo, Pina seguía estando presente con mucha intensidad", explicó ayer el realizador.

Así, el concepto del documental cambió por completo y pasó de "una película con Pina a una película para Pina", en la que sus bailarines serían su voz con el potencial expresivo del movimiento.

El resultado son 100 minutos de un exquisito viaje por el universo de Bausch a través de las cuatro piezas que Wenders y ella eligieron -Café Müller, La consagración de la primavera, Vollmond y Kontakthof- y las palabras que los artistas dedicaron a su maestra con el lenguaje del cuerpo.

Wenders compartió ayer protagonismo con otro de los grandes representantes del nuevo cine alemán, el realizador Werner Herzog, que en su documental Cave of Forgotten Dreams acerca al gran público uno de los tesoros mejor guardados del Paleolítico Superior: las pinturas rupestres más antiguas del mundo. El autor de Fitzcarraldo es uno de los pocos privilegiados que ha puesto sus pies en la Cueva de Chauvet, en el sur de Francia, donde un grupo de espeleólogos descubrió en 1994 unas 470 imágenes simbólicas y de animales que llevaban más de 30.000 años en sus paredes. La tecnología en 3D hizo posible capturar las líneas flotantes y la impresión de profundidad espacial de estos dibujos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios