Dos nuevos libros completan la biblioteca Miguel Romero Esteo

  • Seis volúmenes conforman esta colección de textos teatrales que recuerdan la compleja e irreverente obra del dramaturgo cordobés afincado en Málaga

Su obra fue un revulsivo en el tejido teatral de la España franquista, y hoy aún se le considera paradigma de una dramaturgia osada en fondo y forma. Miguel Romero Esteo (Córdoba, 1930) da nombre además a la biblioteca puesta en marcha por la Editorial Fundamentos, la Diputación de Málaga, la Diputación de Córdoba y la Junta de Andalucía. La presentación ayer de los números 5 y 6, correspondientes a las obras Horror vacui, y Pasodoble y El barco de papel vienena cerrar un ciclo de seis volúmenes que comenzó con la edición de las Grotescomaquias, textos de su primer etapa.

"Las obras teatrales son organismos activos, sufren muchas transformaciones en sus puesta en escena. Nosotros la hemos querido publicar en su integridad original", explicó Luis Vera, editor de esta colección junto a Óscar Cornago.

Todas las obras editadas incluyen anexos que acercan cada uno de los textos al lector "u hombre de teatro que quiera llevarlo a escena", añadió Vera. Asimismo cuenta con reflexiones del propio autor, críticas publicadas a raíz de las diferentes puestas en escena de sus obras, y una selección de artículos escritos por Romero Esteo en los años 70 y publicados en Nuevo Diario. "Gracias a ellos nos acercó a los grandes creadores de la época como el músico John Cage, sociólogos y filósofos como Barthes y Levis Strauss". destacó el editor.

Cada ejemplar se cierra con el apartado Miradas retrospectivas, comentarios de conocedores de su obra o su persona, como el director de escena belga Jean Fabre quien aseguraba que Romero Esteo era "su hermano de creación", o Alfonso Zurro responsable de la escenificación de El barco de papel.

Para el editor Óscar Cornago, detrás de este proyecto editorial "hay una actitud de su creador, una ética y una estética. Su obra es necesaria en una cultura española a la que no le han gustado nunca las irreverencias", sostuvo.

En 1985, desde Estrasburgo le otorgan el Premio Europa por su obra Tartesos y ese mismo año obtiene el primer Premio de Teatro Enrique Llovet, convocado por la Diputación de Málaga, por Gárgoris, rey de los reyes. En 1992, la Junta de Andalucía le concede el Premio Andalucía de Teatro, y el 3 de marzo de 2000 es nombrado Hijo Adoptivo de la Provincia de Málaga, donde reside desde su niñez.

En 1972 en el Festival de Sitges, estrena la obra Paraphernalia de la olla podrida, la misericordia y la mucha consolación, un espectáculo que viajó posteriormente a la Semana Antifranquista de la Universidad de París. A partir de entonces, Miguel pasa a engrosar la lista de los autores malditos españoles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios