La Mancomunidad reparte envases para recoger 13.000 kilos de pilas usadas

  • Los envases se distribuirán en centros públicos y comercios de 11 municipios

Las pilas se agotan. Se amontonan en los cajones, en los lapiceros… Y finalmente, cuando te decides a depositarlas en algún punto de recogida para que se reciclen, descubres que están hasta los topes. La Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol quiere instalar y repartir recopiladores tanto de pilas como de acumuladores, una idea que ha sido especialmente bien acogida en los 11 municipios que la integran. Este reparto se lleva a cabo gracias al convenio firmado con la fundación Ecopilas y Recilec para la recogida de este tipo de residuos que, por sus características de composición, debe ser gestionado de una forma específica. El servicio va a consistir en entregar unos recopiladores en centros comerciales y centros de la administración donde se supone que existe una determinada afluencia de público. Según explicó el secretario de Medio Ambiente de Mancomunidad, Diego Lara, "en esta ocasión, los recopiladores no están sujetos a ninguna publicidad, con lo que no se limita su ubicación, como ha sucedido en anteriores ocasiones".

Se repartirán dos tipos de envases: uno en formato tubo de policarbonato con medidas de 86 centímetros de alto, 20 de diámetro y con capacidad de 25 litros o 40 kilogramos destinado a sedes municipales, ayuntamientos, bibliotecas, centros culturales y comercios. El segundo tiene forma de caja, es de color cartón y tiene capacidad para albergar 20 kilogramos. Está pensado para centros de formación, colegios, institutos y resto de comercios. Lara precisó que la recogida de estos recopiladores coincide "con la empresa que se encarga del servicio de recogida puerta a puerta, lo que garantiza que van a llegar a su destino". Con esta nueva campaña de recogida de residuos selectiva la Delegación de Medio Ambiente de la Mancomunidad, que instalará un recopilador por cada 1.000 habitantes, pretende recoger hasta 13.000 kilos de pilas y acumuladores anuales, que de otra forma terminarían mezclados con los residuos domiciliarios ordinarios, con los inconvenientes ambientales que esto puede suponer. No en vano, "estos materiales liberan mercurio, que se transmite a la tierra si no es tratado correctamente".

La recogida de pilas en estos momentos se lleva a cabo a través del Ecomóvil (Punto Limpio Móvil), así como en los diversos puntos limpios operativos en la Costa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios