Perfil de portero moderno

  • La decisiva actuación de Sergio Rico ante el Borussia lo confirma como una realidad de garantías. El club rechazó en diciembre una oferta inglesa.

Comentarios 2

Con unas prestaciones que promedian el ocho en la mayoría de las acciones técnicas que debe ejecutar un portero, el crecimiento de Sergio Rico durante este tiempo trabajando al amparo del cuerpo técnico de Unai Emery se vio reflejado con su máximo exponente el pasado jueves con una actuación decisiva para la victoria del Sevilla sobre el Borussia alemán.

La torre de Montequinto se doctoró en un encuentro de altura, un partido al que acompañaba una carga de responsabilidad importante, la que más desde la lesión de Beto en el Santiago Bernabéu, pero el joven guardameta sevillista respondió con maneras de experto. Si planteó alguna duda en Getafe, Sergio Rico las sacudió de la mejor manera posible en una noche en la que evitó dos goles del equipo alemán en dos acciones que pueden valer la clasificación para el club (con sus consecuencias deportivas y económicas) a octavos de final de la Liga Europa.

Todo, demostrando que la apuesta del club por este joven portero que fue campeón de España juvenil en Lepe con Diego Martínez es firme y que puede ser un portero de futuro para el club. No en vano, el Sevilla no sólo renovó su contrato, sino que también rechazó hace algo más de un mes una oferta de un club británico a sabiendas de que Sergio Rico tendría una oportunidad y respondería como lo está haciendo. En la apertura del mercado de invierno, la moda instaurada en las islas de guardametas españoles del perfil de De Gea o Adrián llevó a un club inglés a seguir de cerca al joven cancerbero sevillista y a decantarse por hacer una oferta que finalmente el club hispalense no atendió.

Sergio Rico, que comenzó la temporada en una situación, en teoría, de desventaja sobre el argentino Mariano Barbosa, ha demostrado que es un portero de garantías cuando han depositado la confianza en él. Pese a que el ex jugador de la UD Las Palmas venía con el rol de suplente de Beto, el trabajo diario cambió las cosas. El canterano, para el que fueron importantes tanto la figura de Javi García (ahora en el Swansea) como el actual entrenador de porteros, José Luis Silva, cumple esta temporada su tercer año trabajando habitualmente con los porteros de la primera plantilla, lo que le ha dado una base para crecer y ha perfeccionado sus excelentes condiciones. Con un mes y medio aún por delante para el regreso de Beto, la presencia de Sergio Rico está asegurada y las sensaciones que ofreció el jueves no han hecho sino reforzar la confianza en él de los técnicos o fortalecer aún más su autoestima.

El sevillano cumple el perfil del portero moderno, sobrio y ágil a la vez. Estilizado y altísimo, pero con mucha movilidad (lo demostró en el uno contra uno ante Johnson), Sergio Rico domina con soltura y mucha técnica el juego aéreo y dispone de una excelente salida de balón con los pies, especialmente en balones largos, que ejecuta con precisión y mucha fuerza prácticamente sin tener que armar la pierna. Entre los aspectos a mejorar quizá esté el despeje hacia los lados de la portería en aquellos balones que no bloca, situación que evidenció en algún amistoso en verano (Fenerbahçe) y que le costó el gol en Getafe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios