Una carencia que no fue resuelta con improvisación

  • Tras la salida de Luis Fabiano, Manzano no encuentra un valor para mejorar el ataque.

Comentarios 2

La marcha de Luis Fabiano abrió el debate sobre la solvencia del Sevilla en su ataque para afrontar un final de temporada en el que debía asegurar su participación en competición europea y soñar con el reto de alcanzar al Villarreal. El delantero brasileño jugaba su último encuentro con la camiseta del Sevilla el pasado 6 de marzo, en un duelo ante el Athletic en el que precisamente su equipo no fue capaz de anotar y se marchó con una derrota (2-0). Fue la última ocasión en la que el Sevilla había agotado noventa minutos sin lograr batir la portería rival antes de que repitiera carencias ante el Getafe el pasado sábado. Un mes y diez días en los que el Sevilla encontró la meta rival en cada encuentro disputado dejando en el olvido la ausencia del que, hasta entonces, era el máximo goleador del equipo.

Pero hubo varios detalles que eclipsaron el daño de su marcha. La llegada de Rakitic solventó problemas en torno a la necesidad de contar con un medio goleador, mientras que Negredo tomó el papel de nueve, resolviendo en jugadas concretas, al tiempo que Jesús Navas y Perotti también ayudaron en el aspecto goleador con un tanto cada uno. Pero Manzano no encontró nunca la manera de suplir con garantías a Luis Fabiano y tras la lesión de Kanoute se topó con más problemas que nunca. El técnico de Bailén tiró de Rodri para resolver ausencias en ataque, pero el canterano aún no logró trasladar su eficacia del filial al primer equipo. La última alternativa la encontró en Luis Alberto, que ya contó con minutos en Getafe y se presenta como una de las vías para resolver la falta de talento en los últimos metros.

Sin Luis Fabiano, y con Kanoute en el aire, el Sevilla sigue probando múltiples alternativas para recuperar un nivel en ataque que no volvió a lucir. Renato disfrutó de la titularidad en el último compromiso liguero, aunque Manzano no encontró en él al elemento de enlace con el ataque que quizás esperó. El problema no se queda sólo en la importancia de la baja de Luis Fabiano desde su marcha, sino en los problemas físicos de Kanoute y la baja de Jesús Navas. Demasiados nombres de peso para encontrar con facilidad soluciones a la altura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios