Un guiño a la improvisación

  • El Espanyol mantiene su apuesta por la cantera y logra mejorar su versión pese a perder a Callejón y Osvaldo · Romaric y Verdú, creadores de lujo en la zona media.

El Espanyol es quizás el equipo de Primera División que mejor rendimiento está sacando de sus compras veraniegas. El conjunto entrenado por Mauricio Pochettino encaraba el curso con la difícil tarea de emular a la versión del año pasado que entró en decadencia en una segunda vuelta para el olvido. Pese a las dudas, el equipo volvió a iniciar la campaña con brillo pese a las salidas de hombres claves como Callejón y Osvaldo.

Pero el técnico españolista construyó un gran grupo de calidad y mantuvo piezas esenciales de su estilo. Por el momento, logró cambiar la imagen de Romaric y convertirlo en un fijo en su centro del campo, encontró al fin al mejor Sergio García y tiró de jóvenes valores para apostar por la cantera, su verdadera obsesión desde que llegó. El retorno en forma de cesión de Didac y la llegada de hombres como Weiss y Pandiani también suman a favor de un equipo que no quiere volver a tambalearse sino pelear de verdad con argumentos sólidos por las plazas europeas.

sin balón

El Espanyol tiene la gran virtud de presionar por todas las zonas del terreno de juego. Lo hace a sabiendas que una recuperación puede ser letal para el enemigo por la velocidad de sus hombres más adelantados. Ya lo hacía la campaña pasada con un Callejón que se llenó de gloria con cada espacio concedido por sus enemigos. En el centro del campo, Baena tira de oficio y Forlín se convierte en una pieza ocasional ante equipos más poderosos. Romaric tiene más libertad, aunque también recupera balones en su afán por lanzar los contragolpes.

En la línea de atrás, Didac muestra argumentos para aspirar a un sitio en la próxima Eurocopa, al tiempo que Amat y Héctor Moreno muestran su firmeza. Por la derecha, resulta llamativa la aparición de Raúl Rodríguez, uno de los más brillantes ante el Barça en el choque del pasado domingo.

con balón

Mucha velocidad y ritmo en cada acción del Espanyol. Casi todas las salidas al ataque pasan por los pies de Verdú, el auténtico creador del equipo. Sus pases entre líneas y su capacidad para llegar al remate lo convierten en uno de los grandes media puntas del campeonato liguero. Pero hay más hilos de creatividad en este Espanyol. La llegada de Weiss va tomando forma poco a poco y Pochettino ya sabe lo que el eslovaco le puede ofrecer. Su desborde por cualquiera de las bandas resulta una baza de gran valor ante los rivales, mientras que Thievy deja muestras de su velocidad con apariciones en el área imposibles de frenar, aunque aún tenga mucho mejorar en la definición.

Otra de las grandes noticias de este equipo es la recuperación de Sergio García, que vivió a la estela de Osvaldo el pasado curso y que ahora está en uno de sus mejores momentos desde su aportación en la Eurocopa 2008. No estará por sanción en la cita contra el Sevilla, pero su movilidad en el ataque es inmensa. Más efectiva se antoja la de Álvaro Vázquez, que regaló a los suyos el pase copero, o la de Pandiani, que cuenta sus apariciones por puntos sumados gracias a sus goles.

lo mejor

El poder ofensivo de un equipo que gana muchos enteros con espacios por delante para aprovechar la velocidad de unos futbolistas que siempre eligen bien.

lo peor

El Espanyol tiene algunos problemas para crear situaciones de peligro si el orden táctico de su adversario no sufre contratiempos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios