Pasarela Flamenca Jerez 2010

La inspiración hecha volantes

  • Entusiasmaron las creaciones de Cabrera, Beato y Martín en el que fue el tercer día de desfiles

Comentarios 6

Se nos queda pequeño. Con un aforo para quinientas personas por desfile, está visto y comprobado que gracias al despegue que está tomando la plataforma de moda 'Pasarela Flamenca Jerez', en poco tiempo necesitará de una mayor capacidad para albergar a los cada vez más, interesados en recoger las propuestas de nuestros diseñadores folklóricos.

Si bien la presencia de modistas mediáticas superó todas las expectativas en cuanto al incremento de medios informativos foráneos que quisieron seguir de cerca la III edición de moda regional organizada en la ciudad; tampoco se quedó atrás el aumento de un público dispuesto a dejarse influir por sus tendencias.

Lógico pensar que si este plan persigue algo, es sin duda un doble objetivo: consolidar a Jerez como una de las bases exportadoras de tendencias en moda flamenca y atraer la atención de un mayor número de medios periodísticos. En definitivas cuentas, hacerse un nombre en todo el territorio patrio. Algo que, por otro lado, se está logrando gracias al enorme esfuerzo e inversión que Grupo Gálvez está realizando a través de su división de Modelos y Azafatas para organizar este evento, y contar con las firmas de diseñadores de enorme prestigio, así como del respaldo de unos patrocinadores de la talla de Cajasol, Wella, Williams Humbert, Jerez Motor, Restaurante Trafalgar, Bodegas Diplomático, Hotel Prestige Plaza Palmera, GDG, y por supuesto, del Ayuntamiento de Jerez y Museos de la Atalaya.

Destacar que la jornada de ayer fue cuanto menos intensa , dando comienzo con una conferencia ofrecida por Movex -fundación privada y sin ánimo de lucro cuyo objetivo es dinamizar y revitalizar el sector peletero, haciendo de punto de encuentro entre los distintos agentes de la cadena de valor de un artículo de piel: diseñadores, fabricantes, marcas y distribuidores entre otros-, para posteriormente dar paso al primero de los desfiles: el de la sevillana Manuela Berro.

Colorista por definición, la hispalense apostó por una temporada en la que destacaron unos diseños alegres y unos volantes del todo revolucionarios que, estaban inspirados, según pronunció su diseñadora ,"en las olas del mar". Así, con toques de romanticismo en sus sedas orientales y bordados de algodón, consiguió recrear con su obra a los allí congregados, afirmando que "siempre realizo mi trabajado con mucho mimo y esmero para lograr la exclusividad".

Sara de Benítez fue una de las grandes protagonistas. Fabulosa maestra superponiendo tejidos y encajando flecos, supo meterse al público en el bolsillo con 'Luna Gitana'. La colección de esta joven promesa, que tan solo cuenta con tres años de experiencia en el sector, está pensada para enamorar con sus contrastes y su forma de mezclar colores. No en vano fue recientemente designada diseñadora oficial de 'Miss España'. Con unos lisos espectaculares , y unos lunares 'muy vintange', destacó por enfatizar unas mangas al codo con vuelos maravillosos.

La 'Paleta de Colores' de Rocío Martín, una vez deslindada de la casa 'De Gitana' con la que nos tenía acostumbrados en anteriores ediciones a presentar sus propuestas, resultó ser una de las grandes sorpresas por la energía y frescura de una colección que dio cabida tanto a los trajes de feria como a los de romería. "He titulado así mi repertorio porque la importancia de los vestidos no solo radica en sus tejidos y confección sino en las emociones que transmiten con su cromática"', declaró. Si bien es cierto, que la joven artista ha hecho de su taller, ubicado en pleno barrio de Santiago, paso obligado para todo aquel que apueste por la comodidad y la belleza tanto en el albero como al polvo del Camino, la juventud y vitalidad que transmitieron sus creaciones, no dejaron de fascinar a los allí presentes.

El relevo lo tomó la también sevillana Carmen Acedo, para traernos a la palestra sus 'Flores Flamencas', cuya línea de diseño recordó y en mucho a los dibujos y texturas de flores tan típicamente andaluzas como los claveles, los geranios y los jazmines. Enfundando a sus modelos con una explosión de diseño y colorido, quiso hacer de cada una de ellas una flor única, de profundas raíces sureñas. Aunque el duelo de volantes no terminó en ella, aún le seguirían Luchi Cabrera y poco después la más que consolidada firma jerezana 'Faly: de la Feria al Rocío' que, en la actualidad abandera Macarena Beato, hija de la desaparecida Faly Cornejo. Fundadora ésta, del taller de patronaje y costura artesanal.

Así, por segundo año consecutivo, Beato tuvo ocasión de presentar su proyecto en solitario, respaldada por el cariño de sus más fieles.

De Cabrera destacó por encima de todo el homenaje que 'Entre inciensos y farolillos' quiso hacerle a una mujer ideada para vivir la Semana Santa en vez de con mantilla negra, con unos majestuosos faralaes del mismo tono. Todo un contrapunto a sus vestidos de feria, por ser estos últimos un auténtico torbellino de colores.

Por otra parte, 'Faly', que tomó como base unos radiantes blancos para adornarlos de color con enormes botones al escote y tiras bordadas por doquier, destacó por su savoir-faire.

Unas tendencias del todo favorecedoras para unas flamencas que tanto vestidas de blanco como de rojo pasión, destacaron por sus perfectas líneas y cortes, por la variedad de sus escotes y cuellos, así como por el protagonismo que consiguieron devolverle a los tan relegados como típicos mantoncillos gitanos. Cerró la jornada la actuación de un grupo flamenco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios