Estabilizar los reactores de Fukushima llevará dos o tres meses

  • Un informe desvela que el combustible nuclear fundido se acumula en la base de los reactores pero que su temperatura es baja, lo que reduce el riesgo de sobrecalentamiento.

Combustible nuclear parcialmente fundido podría estar acumulándose en la base de los reactores de la central de Fukushima y estabilizar sus reactores llevará entre dos y tres meses, indica un informe de la Sociedad de Energía Atómica de Japón divulgado este viernes.

El organismo de expertos encargado de vigilar la utilización segura de la energía nuclear afirma en el informe que el combustible fundido se encontraría en la base de las vasijas de contención de los reactores 1, 2 y 3.

No obstante, sus conclusiones destacan que el material radiactivo se mantiene a baja temperatura relativamente, lo que reduce el riesgo de sobrecalentamiento y de que dañe la contención de hormigón que evita una contaminación masiva en el terreno.

En el informe, citado por la agencia local Kyodo, se subraya que las posibilidades de una reacción en cadena del combustible fundido son mínimas.

Asimismo, el vicepresidente de la organización, Takashi Sawada, adelantó que serán necesarios al menos dos o tres meses para estabilizar las barras de combustible.

Mientras tanto, Tokyo Electric Power (Tepco), operadora de la central de Fukushima, volvió a detectar por tercera vez trazas de plutonio en muestras del suelo de la planta, aunque, al igual que en ocasiones anteriores, esas cantidades fueron pequeñas.

Asimismo, este jueves informó de un aumento de la radiactividad en el agua subterránea bajo los reactores, mientras se intenta controlar las filtraciones.

Durante el día de este viernes, los operarios continuaron con sus esfuerzos de contención de las fugas al mar cercano a la planta con la instalación de nuevas placas de acero en las tomas de agua cerca del reactor 2.

Además, Tepco lanzará sacos con zeolita, un mineral que absorbe materiales radiactivos, en la costa de la central para evitar la extensión de la contaminación, que no obstante ha descendido.

este viernes se siguió inyectando nitrógeno para prevenir una explosión de hidrógeno en la unidad 1, mientras la Agencia de Seguridad Nuclear sigue barajando la posibilidad de hacer lo mismo con las unidades 2 y 3.

Otra de las tareas en proceso es drenar agua altamente radiactiva del reactor 2, algo que podría retrasarse hasta que sea posible trasvasar parte de ese líquido a tanques de acero especiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios