La superficie de terreno arrasada por las llamas cae un 78% en España

  • Casi un 40% de los incendios se han producido entre junio y agosto, con unas 20.000 hectáreas calcinadas · Desciende también el número de siniestros, con la menor cantidad de terreno afectado en una década

Los incendios forestales han arrasado un total de 20.582 hectáreas en 2010 y, de ellas, un 38,6% se han quemado entre junio y agosto, según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) hasta el pasado 8 de agosto. Aun así, este año es el que se ha saldado con menos superficie afectada de la década, un 78,08% menos que el mismo periodo de 2009, cuando se calcinaron casi 94.000 hectáreas, y un 74% inferior a la media de la década (80.349). En definitiva, los incendios han impactado en un 0,074% de la superficie forestal nacional.

Las copiosas lluvias registradas durante el invierno y la primavera de 2010, unido a unas temperaturas moderadas al comienzo del verano explican que la concentración de incendios forestales se haya retrasado hasta finales de julio, que se han producido por la llegada del viento de África conocido como continental sahariana, según explican expertos de los colegios de Ingenieros de Montes y Técnicos Forestales (CITF).

Así, Javier Manrique, miembro de la Junta Rectora del CITF, advirtió ayer que el final de agosto y el mes septiembre será un periodo duro "a no ser que llueva".

Por su parte, el director técnico del Colegio de Ingenieros de Montes, Jesús González Capitán, explica que al haber tenido una primavera muy húmeda "se he retrasado el secado de los montes". "No hemos tenido el viento procedente de África, salvo en la última semana de julio", añadió para explicar el porqué de esa concentración de los siniestros en los meses estivales.

También se aprecia un descenso significativo en cuanto al número total de siniestros -6.836 en 2010, 10.703 en 2009-, ya que se ha rebajado en un 36,14%. Concretamente, la cantidad de conatos (incendios con una extensión menor a una hectárea) ha disminuido un 31,74%. Además, la cantidad de incendios también ha sufrido un descenso del 44%, con 2.445 frente a los 4.361 del año pasado.

En cuanto a las áreas más afectadas por los incendios, el noroeste (que comprende Galicia, Asturias, Cantabria, el País Vasco y las provincias de León y Zamora) es la zona con más siniestros: el 57,28% del total, seguida de las comunidades interiores (provincias de comunidades autónomas no costeras, excepto León y Zamora) con un 27,79%.

El área noroeste es donde más superficie arbolada y forestal se ha quemado, con un 58,22% y un 71,32%, respectivamente. En ambos casos las comunidades interiores ocupan el segundo puesto, con un 33,30% y un 21,82%.

Por su parte, el área del Mediterráneo ocupa el tercer lugar en las tres clasificaciones, con el 14,06% del total de siniestros, el 8,36% de la superficie arbolada que se ha quemado y con el 6,65% de la superficie forestal arrasada en el territorio español.

Por último, el área de las islas Canarias es la menos afectada por el número de incendios -el 0,86% del total- y la que ha perdido menos superficie arbolada -un 0,11%- y forestal -el 0,21%-. En los últimos ocho días se han producido varios incendios forestales, entre ellos los que han afectado al término municipal de Barjas (León), que ha arrasado una superficie superior a las 100 hectáreas; en Lobios (Orense) un incendio controlado calcinó unas 150 hectáreas, según las estimaciones. El mismo día los efectivos del Servicio de Extinción de Incendios de la Junta de Castilla y León controlaron un fuego en el término de Fonfría (Zamora) que llegó a alcanzar el nivel además de otro acaecido ese mismo mediodía en el término municipal de Asturianos.

Además, se controló el incendio declarado en el municipio lucense de Sober, en la zona de los cañones del Sil, después de calcinar unas 180 hectáreas. El mismo día fallecieron dos brigadistas durante el desempeño de la labores de extinción de un incendio en la localidad pontevedresa de Fornelos de Montes.

Galicia luchaba ayer contra un incendio en la localidad de Boiro (La Coruña), que hasta el cierre de esta edición ha arrasado una extensión cercana a las 500 hectáreas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios