El clamor popular en la Red obliga a que PP y PSOE analicen sus votaciones

  • Bajo la etiqueta '#eurodiputadoscaraduras', Twitter se rebela contra su postura en contra de ahorrar con medidas como cambiar sus billetes 'business' por clase turista.

Eurodiputados caraduras. Es el nombre de la etiqueta a través de la que los tuiteros españoles muestran su rechazo a la actitud de sus representantes en Europa. La Red está indignada porque 16 socialistas y 18 populares votaron en contra de la enmienda que pedía que los parlamentarios viajasen en clase turista, en lugar de business, en los vuelos de menos de cuatro horas. La presión llegó a tal punto que los grupos tuvieron que replantearse su votación. El PSOE dijo que se había equivocado, que lo que buscaba era "la abstención" y que la enmienda no era vinculante; el PP, que quiere restricciones "más allá de los viajes" pero que analizará su decisión.

Miércoles 6 de abril. El Parlamento Europeo se dispone a votar una enmienda que pide que los eurodiputados cambien sus billetes business por otros de clase turista en los vuelos de menos de cuatro horas. Rosa Estarás (PP), Ramón Tremosa (CiU), Raül Romeva (IPC-V) y Oriol Junqueras (ERC) votan a favor. En contrapartida, 16 socialistas y 18 populares votan en contra. A partir de ahí, todo transcurre con normalidad. Hasta que la noticia llega a la Red.

Twitter se rebela bajo la etiqueta #eurodiputadoscaraduras. La avalancha de comentarios de indignación comienza en España y consigue expandirse más allá de las fronteras ibéricas. Otros internautas hispanohablantes se suman a la protesta y, horas más tarde, el asunto se sitúa entre los temas del momento a nivel mundial. 

En apenas un día, la noticia se convirtiese en escándalo. Las reacciones de los grupos no tardaron en llegar. Desde el PSOE, Juan Fernando López Aguilar, su portavoz en esta cámara, dijo a RNE que hubo "un error en la gestión del voto", que las indicaciones de los socialistas apuntaban hacia "la abstención en esa enmienda". El motivo: que no tiene efecto vinculante" y que "no afecta al estatuto del eurodiputado", el texto que regula sus salarios, dietas y viajes.

El PP se declara partidario de aplicar restricciones y ajustes "más allá de los viajes" de los europarlamentarios. Lo dijo su portavoz en la cámara, Jaime Mayor Oreja, que también hizo hincapié en que la enmienda no tenía valor vinculante. "La posición del grupo se tendrá que analizar cuando se debata sobre un documento real, como los Presupuestos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios