Cayetano abre la Puerta Grande de la plaza de Gijón

  • El torero madrileño consiguió un trofeo de cada uno de sus astados · Pablo Hermoso de Mendoza y José Ignacio Uceda Leal cortaron una oreja cada uno

GANADERÍA: Toros de Luis Terrón, para rejones, y de José Vázquez, para lidia ordinaria, correctos de presencia los de a pie y nobles en conjunto, salvo el peligroso quinto. TOREROS: Pablo Hermoso de Mendoza, ovación y oreja. José Ignacio Uceda Leal, que sustituía a Francisco Rivera 'Paquirri', oreja y silencio. Cayetano, oreja y oreja tras aviso. Incidencias: Plaza de toros de El Bibio, de Gijón. Más de tres cuartos de entrada.

Cayetano abrió la Puerta Grande de la plaza de Gijón en la corrida mixta que supuso el quinto festejo de la feria asturiana, cortando una oreja de cada toro, pertenecientes a la ganadería de José Vázquez. Un encierro que, con la excepción del quinto astado, lidió una noble y manejable corrida en El Bibio. También se vio torear a José Ignacio Uceda Leal con el bonancible primero y a Pablo Hermoso de Mendoza a caballo, que pudo salir en hombros y que sufrió una achuchón descabellando a su primero.

Cayetano buscó el triunfo en el sexto, acabando de rodillas en un epílogo de faena que enloqueció a los tendidos. Antes, el madrileño había intentado alargar un viaje que nunca fue largo ni claro e incluso intercaló pellizcos pintureros. Acabó cortando la oreja que necesitaba, pese a sonarle un aviso.

Estuvo bien Cayetano con otro toro potable, extrayendo muletazos muy templados con la mano derecha y gustándose con la izquierda. Estocada un punto trasera y primera oreja para el torero de dinastía, que entró en quites en el toro de Uceda, replicando con tafalleras las gaoneras del de Usera. Buenas intervenciones ambas.

Partió plaza Hermoso de Mendoza, que destacó a lomos de Chenel en banderillas y también con Fusilero en las cortas. Tenía la oreja cortada, e incluso dos, pero las perdió con el acero. El cuarto, de franco galope, sirvió a Hermoso para cortar la oreja. Pese a que el toro se vino a menos, el navarro aprovechó los primeros tercios para firmar lo mejor de su actuación. Bien con Curro de salida, templando mucho, ofreciendo los pechos de las cabalgaduras, clavando al estribo luego y toreando con pureza. Tuvo que descabellar, pese al medio rejonazo en buen sitio.

José Ignacio Uceda Leal se encontró con un primer toro para él, con mucha calidad, mucha nobleza pese a no sobrarle el empuje. El torero madrileño cuajó series de muletazos muy templadas y empacadas sobre todo con la mano izquierda. Faena de mucho gusto y clase. La estocada fue de libro. El quinto tuvo peligro manifiesto, quedándose debajo y buscando al torero. Uceda Leal no se dio coba. Antes, lo macheteó por bajo con innegable torería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios