Curro Díaz recibe el alta y El Gary se queda sin temporada

  • El matador de toros linarense continuará su recuperación en su domicilio

El parte de heridos ha aumentado considerablemente en los últimos días. Entre ellos se encuentran Curro Díaz, Eduardo Espejo El Gary, Damián Castaño y Román Pérez.

El matador de toros linarense Curro Díaz ha sido dado de alta y continuará su recuperación en su domicilio. El torero jiennense evoluciona favorable de la cornada de dos trayectorias (de 11 y 16 centímetros), que sufrió en el muslo izquierdo el pasado sábado en la plaza de toros de Alicante. Curro Díaz quiere reaparecer el próximo domingo en Burgo de Osma.

El banderillero Eduardo Espejo El Gary, convalece en el hospital del grave percance que sufrió en El Puerto, una cornada de 25 centímetros que causó desgarros en la vena femoral. El subalterno, cogido cuando pareaba al cuarto novillo, ha manifestado a Mundotoro que "los doctores me han dicho que probablemente no pueda torear en lo que queda de temporada, porque esto tiene un proceso largo de recuperación. De todos modos, yo estoy contento, porque la herida está evolucionando bien y no he tenido fiebre. Todavía no me han hablado del alta, así que sólo me queda esperar que las cosas sigan yendo bien".

El novillero Damián Castaño, herido grave el pasado domingo en la Monumental de Las Ventas de Madrid, se recupera en la Clínica La Fraternidad. Un novillo de Montealto le corneó en el muslo derecho, cuando entraba a matar, causándole una herida de 20 centímetros, con destrozos en la zona del recto y contusionando la femoral. "Estoy dolorido, sobre todo la cadera, porque la cornada ha sido fuerte y casi no he pegado ojo, y también estoy dolorido por no haber ganado, aunque estoy contento porque finalmente torearé en la Feria de Otoño".

El diestro francés Román Pérez se recupera ya en su domicilio de la cornada en el glúteo que sufrió el sábado en la plaza de toros de Bayona. El torero francés, aunque dolorido, afirma que "me dieron el alta hospitalaria ayer por la tarde y ahora estoy en casa. Vienen todos los días a curarme la herida y a vigilar cómo evoluciona. Me han dicho que a lo mejor dentro de cuatro o cinco días me pueden quitar el drenaje".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios