David Galván toma la alternativa en Sanlúcar a un gran nivel profesional

  • Ponce, máximo triunfador del festejo, corta tres orejas y rabo · Ruiz Miguel toca pelo en ambos toros de su lote · Muy bien presentado el noble encierro de Sampedro, con un toro de vuelta al ruedo

GANADERÍA: Seis toros de Hermanos Sampedro muy bien presentados para esta plaza, nobles en general con un toro primero más parado y un cierra plaza más deslucido frente a un quinto con mucha clase que fue premiado con la vuelta al ruedo. TOREROS: Francisco Ruiz Miguel, de lila y oro, pinchazo y estocada baja (OREJA) y pinchazo, pinchazo hondo bajo y descabello (OREJA). Enrique Ponce, de grana y oro, media trasera tendida (OREJA) y estocada (DOS OREJAS Y RABO). David Galván, que tomaba la alternativa vestido de blanco y oro, estocada trasera (DOS OREJAS) y estocada (OREJA). Incidencias: Media entrada en tarde de sol con algún nublado. El toro de la alternativa se llamó "Buenacara", número 42, negro y nacido en enero de 2007. Se interpretó el himno de Andalucía tras el paseíllo y se estrenó el pasodoble "David Galván" del maestro Domingo López. Festejo retransmitido por Canal Sur TV.

David Galván arrancó de un modo muy notable su carrera como matador de toros en Sanlúcar, en un festejo en el que el triunfador fue Enrique Ponce con los máximos trofeos del segundo de su lote, pero en el que el nuevo matador de toros isleño superó con la mejor calificación este paso decisivo del doctorado.

Una alternativa con una corrida de toros muy bien presentada y que ha dado muy buen juego en líneas generales, con nobleza, aunque el primero del lote de David Galván fue el más parado y su segundo el más deslucido. Razón de más para ponderar al nuevo torero de La Isla que estuvo muy bien con sus dos toros.

Serenidad, firmeza, decisión y la materia gris de Galván funcionando a tope: porque si su primero tardeaba y perdió su prometedor gas inicial, el torero buscó con empeño y mucha seguridad y solvencia la cercanía de los pitones, pisando con comodidad un sitio muy difícil y citando y tirando del noble toro de Sampedro.

Las mismas armas opuso al segundo de su lote, doblándose con él para atemperar unos malos modales que no afligieron a Galván, insistente y firme, con mucho sitio, y conectando con el público que apreció su entrega. Tres orejas y, a este nivel de Sanlúcar, toda una carrera por delante.

No redondeó el maestro Ruiz Miguel, padrino de categoría del toricantano, con el primero de su lote en su denodada pelea; en eso coincidió con Ponce, que tampoco pareció conectar con un toro que incluso le tocó los engaños. El valenciano estuvo mejor en el prólogo y en el epílogo que en el nudo de la faena a su primero. El maestro Ruiz Miguel encandiló con el capote y le puso raza a un toro que se le rajaba. El veterano isleño se enfadó en el sentido taurino de la palabra con su segundo, poniendo sobrada raza en el asador y unas ganas que ya quisieran muchos jóvenes coletas.

Ponce resolvió con su primero pero lo bordó con su segundo, un gran toro que tuvo clase y con el que Ponce tiró de repertorio a gran nivel, sobresaliendo en el toreo al natural en una labor cohesionada a base de temple.

También tuvo su protagonismo en la tarde Juan José Padilla, que comentaba el festejo para las cámaras de la televisión autonómica. Fue recibido con una ovación al llegar a la plaza, saliendo a saludar desde el albero y recibió los brindis de Ruiz Miguel y Ponce, mientras que David Galván -que brindó su primero a su mentor el matador José Antonio Ortega y su segundo al público- dejó la montera a Padilla tras dedicar su segunda faena por televisión a todos los andaluces. Una tarde muy bonita para Galván, que fue llevado a hombros al hotel. Suerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios