Éxito del sevillano Javier Jiménez, que corta una oreja de peso en su debut en La México

GANADERÍA: Novillos de Los Encinos, bien presentados y de juego desigual; sobresaliendo primero, tercero y cuarto, al que se le premió con arrastre lento. TOREROS: Daniel Martín, silencio y silencio tras aviso. Salvador López, palmas tras aviso y división. Alejandro Corona, ovación y palmas. Javier Jiménez, oreja y aplausos. Incidencias: Plaza Monumental de México. 2.000 espectadores.

El torero sevillano Javier Jiménez debutó en la Monumental de México con un éxito de peso, cortando una oreja. Se mostró con condiciones muy firme para alcanzar un sitio importante en la profesión. Séptima novillada en la México, en un festejo en el que llovió fuerte a partir del tercer novillo. Se lidiaron ocho astados del hierro de Los Encinos, bien presentados, destacando por su clase, primero, tercero y cuarto, éste premiado con arrastre lento.

Daniel Martín conoce el oficio, pero su trazo no tomó altura. Se dejó ir al excelente primero e, inclusive, al quinto que, sin la clase del que abrió plaza, se dejó torear. Al primero lo mató de bajonazo y al otro de varios intentos para escuchar un aviso. Silencio en ambos.

Salvador López tampoco logró cuajar la tarde deseada. En el segundo, el viento lo molestó. Tiene el defecto de no dejarles la muleta en la cara a los astados. En el sexto, sin recorrido, tampoco anduvo firme.

Alejandro Corona estructuró con el tercero una faena con muletazos estupendos sobre ambas manos. Con el séptimo, que exigía mucho, se la jugó, pero mató mal.

Javier Jiménez, con un ruedo que era un barrizal desde que se abrió de capa, mostró que es un torero con condiciones innatas. Y su trasteo, pese a las malas condiciones de piso de plaza, reunió calidad, talento torero e impacto. Magnífica estocada y una oreja de mucho peso, con gritos de "¡Torero, torero!". Ante el octavo, con mucha cara y exigente, confirmó sus buenas condiciones toreras. Mató pronto y aplausos. Cayó de pie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios