Francisco Palha, Rejón de Oro a ley

  • Gran expectación de la final del IV Certamen de Rejoneo Canal Sur con los actuantes a hombros

GANADERÍA: Novillos de Los Millares, bien presentados y justos de fuerza, que fueron mansos salvo el manejable quinto y el sexto que tuvo transmisión. REJONEADORES: Juan Manuel Cordero, vuelta y dos orejas (42,5 puntos); José Antonio Mancebo, silencio tras tres avisos y dos orejas (33 puntos); Francisco Palha, dos orejas y una oreja (46,5 puntos). Incidencias: Coliseo de Atarfe. La plaza cubierta se llenó en tarde-noche extremadamente fría.

El portugués Francisco Palha con sus maneras, monta y verdad ante la cara de los novillos, ha sido el justo triunfador del IV Certamen de Rejoneo Canal Sur Televisión.

No fue una tarde de buenos principios. Los novillos de Los Millares manseaban y, rajados en tablas, hacían imposible cualquier lucimiento. Desesperación en los actuantes, aburrimiento en los tendidos y generosidad en los pañuelos blancos era la tónica de una final con tremenda expectación pero que no llegaba a calar. Menos mal que también están las segundas partes. Al menos quinto y sexto novillos dejaron ver algo de lo que es el rejoneo y cuando hay novillos, no hay excusas.

Actuaban dos andaluces, pero fue el portugués el que se llevó "el novillo al agua", quizás contra pronóstico, pero con una forma de ir al animal que no deja lugar a dudas de la escuela que lleva detrás, la de Diego Ventura.

En su manso primero, tuvo que echar mano del arrojo y cuando se expone y se va de frente, el público lo ve, agradece y premia. Desesperante el novillo, pero buscó el encuentro por los adentros con buena monta y mano firme. Se volcó en las cortas y superó con creces al novillo.

Fue a más en el sexto, el más potable del encierro. Cuatro banderillas muy de verdad, citando de frente y entrando siempre en la jurisdicción del astado, dieron paso a otras dos con una exhibición bailando al caballo y dando los pechos. Una corta con alardes en la cara del novillo y el Rejón de Oro y la potra de su postor para el país vecino.

Juan Manuel Cordero fue el segundo clasificado, pero su toreo clásico estuvo muy lleno de pasadas en falso y ayuda de peones ante la desesperante mansedumbre del primero, incluso la ejecución de las suertes tuvieron poco calado. En el cuarto, algo más potable pero rajado también, tuvo la virtud de fijar la atención de un público que se divertía con el zepelín de Canal Sur en tres banderillas al quiebro brillantes. Dos intentos para clavar a dos manos un par en lo alto, y remató con dos rozas volcándose en una actuación que caló.

José Antonio Mancebo, que venía con la aureola de triunfador, no tuvo su tarde. El segundo novillo de la tarde salió arreando, pero mostró mansedumbre desde el minuto uno. Más ganas de agradar, violines incluidos, que otra cosa. Para colmo, dio un recital con el rejón de muerte y el presidente, Santiago Pomares, se vio obligado a darle los tres avisos y meter al novillo en corrales.

Salió en el quinto con la garrocha, pero su estilo campero no era del agrado de un novillo que salió a lo suyo, pero que después se dejó. Más vibración que ortodoxia en banderillas, pero al quiebro, sobre todo a dos manos, logró que el tendido reconociera su labor.

Los Forcados Amadores de Ramo Grande hicieron tres pegas (segundo, cuarto y sexto), que justificaron una final, y los de Arruda dos Vinhos, fuera de concurso, se fueron calentitos para su tierra.

Nuevo éxito de la empresa de Pedro Pérez 'Chicote' en un certamen de rejoneo que cada vez tiene más seguidores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios