Luis Mariscal permanece muy grave tras ser operado de nuevo ayerEl Juli y Perera, a hombros por la puerta grande en la plaza de Dax

  • La aparición de un edema en el muslo obligó a una nueva intervenciónLos aficionados franceses reivindicaron el toreo como seña cultural de la villa

El banderillero Luis Mariscal, que resultó herido de extrema gravedad el pasado domingo en la Maestranza, permanece en estado muy grave en la clínica del Sagrado Corazón, donde fue intervenido ayer de nuevo para hacer una revisión de las heridas y colocarle drenajes de mayor diámetro.

Según el parte médico facilitado por el centro hospitalario sevillano y firmado por el doctor Ramón Vila, durante la mañana de ayer se observó una "buena evolución de la circulación arterial y venosa del miembro, pero apareció un gran edema en el muslo con tensión importante", y se constató que "los drenajes no drenaban lo suficiente".

De acuerdo con la familia del banderillero, los cirujanos Font, Avilé y Vila procedieron a "la apertura de las heridas y la evacuación de coágulos y líquido".

Según el parte médico, "después de colocar nuevos drenajes se observa una bajada importante en la tensión del muslo", aunque su estado sigue siendo calificado como de "muy grave".

El Juli y Perera, acompañados por el mayoral de La Quinta, abrieron ayer la puerta grande de la plaza de Dax, seguidos por los representantes de las peñas de la localidad, que llevaban una pancarta en la cual se podía leer: "Dax es una ciudad de cultura taurina".

Se jugaron toros de La Quinta, parejos y bien presentados, bravos y nobles en conjunto, con mención especial al extraordinario último, de gran bravura y nobleza, al que se le dio una vuelta al ruedo.

Curro Díaz, saludos y saludos; El Juli, oreja con petición y dos orejas con petición y de rabo; Miguel Ángel Perera, oreja y oreja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios