Mejoría del banderillero Luis Mariscal, que continuará en la UCI varios días

  • El torero transmitió ayer a sus familiares que está con "un estado de ánimo bastante bueno"

El banderillero Luis Mariscal se recupera lenta, pero satisfactoriamente, de la gravísima cornada sufrida el pasado domingo en la plaza de toros de la Real Maestranza, donde un toro de Peñajara le prendió cuando el torero ejecutaba un par de banderillas. El torero se encuentra internado en la UCI de la clínica Sagrado Corazón de Sevilla y ayer recibió la visita de sus familiares directos, así como de sus compañeros de cuadrilla.

Según Salvador Cortés, hermano del torero -que se anuncia artisticamente con el apellido materno- y matador de toros a cuyas órdenes actuaba el banderillero, "Luis se encuentra mejor. De hecho los doctores nos han dicho que las heridas evolucionan muy bien y él me ha dicho que está con un estado de ánimo bastante bueno". De todas formas, Salvador Cortés señala que "los médicos nos han explicado que continuará en la UCI varios días, posiblemente hasta la semana próxima o como muy temprano lo trasladarán a planta este fin de semana".

Como ya informamos, Mariscal pasó nuevamente por el quirófano el pasado martes para reducir unos coágulos y para incorporarle nuevos drenajes. El herido, que se encuentra estable dentro de la gravedad y sin fiebre -sintoma de la inexistencia de infecciones-, está siendo tratado con morfina para paliar los fuertes dolores que padece y ya ha tomado zumos y papillas en su alimentación.

La cogida se produjo cuando banderilleaba al quinto toro en la tradicional corrida de la Virgen de los Reyes. El astado le lanzó dos hachazos y le propinó en su pierna izquierda la cornada más grave de la temporada. El parte facultativo, facilitado por el doctor Octavio Mulet, tras una operación muy compleja, es escalofriante: "Presenta cinco heridas en cara anterior, lateral interna y posterior del muslo izquierdo con hemorragia arterial y venosa activas y cuadro de shock... Una trayectoria de 25 centímetros, saliendo por debajo de la ingle; otra que rompe músculos sartorio, vasto interno del cuádriceps y fibras del biceps femoral llegando hasta el fémur, de 20 ctms, rompiendo la arteria femoral superficial y vena femoral a nivel del anillo de Hunter; otra de 10 cmts. y otra de 15 cm. que sale por la cara lateral externa del muslo... Se procede a las anastomosis de la arteria y de la vena, esta última con injerto de safena de la misma pierna. Se transfunde sueros, expansores de plasma, cinco unidades de concentrados de hematíes y heparina sistémica... Pronóstico muy grave".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios