Veinte años ganaderos en Los Millares

SE fraguó en la segunda jornada de viernes taurino en Trigueros, el reconocimiento y homenaje a los veinte años ganaderos de Manuel Ángel Millares.

Se hacían responsables del evento los integrantes de la junta directiva de la peña triguereña de La Divisa, representados por su presidente Juan Esteban que fue el encargado de prologar este acto para el que había sido delegado quien esto suscribe, como moderador del mismo.

Así que, prestos al trabajo y al buen rato que suele acontecer de forma habitual, y contando con representantes de diversas peñas taurinas de la provincia, entre ellas la de Palos, Valverde y Zalamea, se dio suelta al primero de la tarde, que traducido al protocolo de la jornada, resultó ser un reducido vídeo de apenas doce minutos donde en palabras del propio ganadero se desmenuzaba el escenario y la idea primigenia que le lleva a iniciar su labor.

Cifras, eventos, posteriores incorporaciones de hierros y de ganado en los años sucesivos a aquella primera incorporación de origen Núñez que cierran en la muy taurina Venta Pazos, Vito padre y el propio ganadero acompañado de otro vecino de lindes ganaderas como es Fernando Cuadri.

En realidad, de esa relación se desprenden de las palabras del ganadero, uno de los principales argumentos de aquella primera andadura ganadera que termina desembocando en la creación de tres encastes y cuatro hierros derivados además del descruzamiento que el ganadero hace en su momento del cruce Atanasio y Jandilla proveniente de lo procedente de Antonia Julia de Marca.

Una andadura que el ganadero y los integrantes de la peña quisieron compartir con otros nombres que han participado muy de cerca con esos veinte años ganaderos en Los Millares.

Excusada, por enfermedad, la ausencia del matador de toros Luis Vílchez, la noche transcurrió entre los recuerdos y vivencias que aportaron a este repaso de veinte años ganaderos por parte del matador José Antonio Campuzano, los también matadores de toros José Antonio Canales Rivera y Víctor Puerto, junto al ganadero Fernando Cuadri y el periodista Cipriano Díaz Martínez.

Notable lista de invitados de donde nacieron sin duda la singularidad del comentario en torno a algún determinado recuerdo de aquellas primeras y duras jornadas de retienta o esos toros que a través de ojos propios o ajenos, dejaron la impresión de marcar un camino de éxitos que dejan un grato balance a la hora de nombrar todas esa plazas importantes y también las mas modestas por donde se despliegan esos mas de 823 toros y 300 utreros lidiados.

José Antonio Campuzano por ejemplo desgranó recuerdos de aquellos primeros tentaderos de retienta donde él mismo participó. Referencia hacia animales de buena nota en el recuerdo de aquellos tiempos de apoderado de Sebastián Castella.

Aseveración de Canales Rivera y de Víctor Puerto en torno a la cualidad de mantener un criterio y no abandonarlo bajo ninguna opinión ajena. Cosa básica según se aseveró por parte de Campuzano, para entender el por qué se logran metas en este difícil oficio de la crianza del toro.

El acto, tras la palabras de felicitación de la alcaldesa triguereña, Victoria Caro, lo cerró el propio homenajeado dando las gracias a sus paisanos, a su gente y especialmente a su familia.

Momentos emotivos también por parte del crítico taurino Cipriano Díaz, quien recogió en muchas crónicas el juego de los toros triguereños de los Millares.

Minucioso en el relato de datos y cifras que conformaron esos veinte años ganaderos donde encontraron eco también parte de esa actividad como empresario en distintos cosos y como apoderado de toreros.

Por su parte Fernando Cuadri, testigo de una buena amistad con Manuel Ángel Millares, habló también como parte activa de aquellos comienzos ganaderos.

Manuel Ángel Millares habló de sueños cumplidos, de la consecución de un excelente equipo de trabajo y de todo lo que queda aun por hacer, a partir de ese largo tiempo que se necesita para hacer importante una trayectoria como criador de bravo.

Una copa de vino aquilató en su justa media un merecido homenaje dentro de una grata noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios