La edad de oro del rejoneo cabalga en Belmez

Ganadería. Seis toros, reglamentariamente despuntados para rejones, de Luis Terrón Díaz. Bien presentados y de buen juego. TOREROS: Fermín Bohórquez, (dos orejas) y (oreja). Pablo Hermoso de Mendoza, (dos orejas y rabo) y (dos orejas y rabo). Diego Ventura, (oreja) y (dos orejas y rabo). Incidencias. Plaza de toros de Belmez. Corrida de rejones con motivo de la feria de Nuestra Señora de los Remedios. Lleno en los tendidos: Los tres caballeros en plaza abandonaron el coso a hombros por la puerta grande.

Redondo el cartel que se ofrecía en el remozado coso belmezano. En él se reunían los máximos exponentes del rejoneo actual y el público acudió al reclamo de los caballeros en plaza anunciados. Tres estilos de monta y torero tan distintos, pero complementarios, hicieron pasar una buena tarde a los aficionados al torero a caballo. Sí, torero a caballo. El rejoneo ha evolucionado tanto en los últimos años que ya todo no consiste en clavar rejones y banderillas. Ahora se tienen en cuenta distancias, terrenos y con el galope de costado o a dos pistas, se templa la embestida de los toros como si de una muleta se tratase. Estamos viviendo sin duda la edad de oro del rejoneo. Hoy se rejonea mejor que nunca y posiblemente el listón de hoy no se supere.

Fermín Bohórquez se ha convertido en uno de los representantes del toreo a caballo más cercano a las labores del campo bravo. Su monta evidencia maneras camperas y su rejoneo está lleno de reminiscencias del pasado. No obstante, ha sabido adaptarse a estos brillantes tiempos del rejoneo actual. Destacó sobre todo en la pureza de monta y en los pares a dos manos.

Hermoso de Mendoza es la perfección. El navarro trajo las nuevas formas al toreo a caballo y con ellas una ejecución distinta en formas pero de fondo profundo. Domina a la perfección distancias y terrenos que aprovecha para la práctica de un rejoneo calado en los tendidos. Cumbre los tercios de banderillas donde lució espectacular.

Diego Ventura tiene una virtud que le hace marcar las diferencias. Este nuevo centauro de La Puebla complementa su monta y buen hacer con algo innato. Ventura es un gran comunicador con el público. Sucesor de Hermoso de Mendoza, estuvo magnífico en su primero en banderillas donde templó con gran estilo, así como en la labor general en su segundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios