El vía crucis de Padilla

Comentarios 6

El matador de toros Juan José Padilla continúa su particular vía crucis en la convelencia tras la gravísima cornada que sufrió en la pasada Feria del Pilar, en la que entre otras lesiones de suma importancia perdió la visión del ojo izquierdo.

El oftalmólogo Luis Fernández-Vega, en su clínica de Oviedo, exploró ayer el ojo del diestro jerezano, una vez que había remitido la inflamación del mismo y tras un tratamiento que el citado doctor le había recomendado. El galeno apuntó de manera positiva que "la motilidad ocular -capacidad para realizar movimientos complejos y coordinados del ojo- se ha recuperado levemente para los movimientos superiores"; si bien lo más importante, la carencia de visión, continúa, ya que "la exploración del fondo de ojo evidencia reducción de estructuras intraoculares como la retina, que se encuentra parcialmente desprendida. No se contempla por el momento la posibilidad de realizar intervención quirúrgica sobre la retina dada la ausencia de percepción luminosa del nervio óptico". El parte concluye que "el pronóstico respecto a la función visual del ojo izquierdo es muy grave y se mantienen los cuidados médicos y controles del paciente. Debe continuar con tratamiento tópico regenerativo, antiinflamatorio y rehabilitador".

Juan José Padilla, además de este tratamiento, continúa con clases de logopedia y, más allá de los problemas debidos a las secuelas de la cornada sufrida en la plaza de toros de Zaragoza, ha comenzado a ejercitarse físicamente. De hecho, el torero, que actualmente ejerce como comentarista en el programa radiofónico Los Toros, tiene pensado reaparecer lo antes posible y se ha puesto una meta inmediata: Olivenza; una feria que se celebra a comienzos del mes de marzo.

Padilla también fue operado de otras secuelas en Sevilla el pasado 22 de noviembre, en una intervención que duró once horas y media y en la que un equipo comandado por el cirujano maxilofacial Alberto García Perla, le reconstruyó al diestro el lado izquierdo de la cara mediante varios injertos. Asimismo también fue operado del oído izquierdo.

En cualquier caso y pese a los tratamientos médicos a los que se somete, Juan José Padilla continúa obsesionado por su regreso a los ruedos vestido de luces. De hecho, el diestro gaditano despidió 2011 toreando en un tentadero, en la finca de Fuente Ymbro, ante familiares y amigos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios