Un 'asesino' de cinco nacionalidades

Sylven Landesberg, en un choque de esta temporada. Sylven Landesberg, en un choque de esta temporada.

Sylven Landesberg, en un choque de esta temporada. / efe

Está teniendo tino el Estudiantes en el fichaje de su punta de lanza en los últimos tiempos. Acertó con Edwin Jackson, ahora de vuelta en la Liga Endesa tras un paso fugaz por China, y también con Sylven Landesberg. El americano se ha convertido en uno de los iconos de la liga merced a su capacidad anotadora, básica para que el equipo colegial no pase apuros pasado el ecuador de la ACB. Nacido y criado en Flushing, un barrio de la parte norte de Queens en Nueva York, el alero es el tipo que más puntos mete en la competición nacional. 20 por partido, que esta tarde puede echar de menos el conjunto de Salva Maldonado porque el jugador es duda por un proceso gripal, que no le ha permitido entrenar con normalidad.

El neoyorquino demuestra ahora lo que promediaba en sus inicios. La ESPN lo incluyó en el top 20 de jugadores de su generación, aunque luego no pudo dar el salto a la NBA tras hacer alguna liga de verano. Se embarcó en el Maccabi Haifa para hacerse un hueco en Europa. Allí firmó los mejores números su carrera, los que roza más de un lustro después. Sus actuaciones le permitieron hacerse un hueco en el Maccabi Tel Aviv, donde paso cinco temporadas entre títulos, entre ellos la Euroliga de 2014 en Milán, donde Tyrese Rice se encumbró.

"Quería ir a un equipo donde pudiera mostrar mi juego. Allí tenía un rol con el que no estaba del todo cómodo y me estaba costumbrando al llevar tanto tiempo allí", comentó en Gigantes del Basket sobre su salida. Ahí apareció el Estudiantes en su vida, que lo ha devuelto a la primera plana internacional. Es una rara avis Landesberg, que tiene cinco nacionalidades. Sus abuelos eran judíos. El abuelo nacido en Austria, que huyó a América por el Holocausto; y su abuela, polaca. Su padre nació en Estados Unidos y su madre en Trinidad y Tobago. Él consiguió la nacionalidad israelí de su etapa en el Maccabi Haifa por motivos religiosos. Para obtenerlo tuvo que hacer el servicio militar. Un asesino multicultural que aniquila cada domingo en la Liga Endesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios