giorgi shermadini. jugador del unicaja

"El 'coach' insiste en que se busque al hombre grande"

  • El pívot georgiano habla de su dulce momento de juego y cree que se pueden hacer grandes cosas

  • Repasa sus puntos de mejora: "Tengo que utilizar mejor la mano izquierda, lo trabajo cada día con Boni Ndong"

"El 'coach' insiste en que se busque al hombre grande" "El 'coach' insiste en que se busque al hombre grande"

"El 'coach' insiste en que se busque al hombre grande" / javier albiñana

Giorgi Shermadini (Mtskheta, Georgia, 1989) tiene ya cuatro hijos, los últimos unos gemelos que nacieron poco antes de venir a Málaga. Vive con su familia en una casa en Alhaurín y se siente feliz en Málaga. Su protagonismo ha ido aumentando conforme transcurre la temporada y sus números han mejorado exponencialmente en los dos últimos meses. Se encuentra cómodo y pronostica grandes cosas para el equipo antes del primer momento candente de la temporada.

-Llega uno de los momentos culminantes de la Copa del Rey y se le ve a su mejor nivel.

-Nos sentimos bien, jugamos el baloncesto que queremos, vamos ganando partidos. Antes de la Copa tenemos dos partidos importantes que hay que sacar, ante Efes y Baskonia. Tenemos que hacerlo bien.

-Lleva dos meses con buenos números. ¿Cree que tiene margen de mejora aún?

-Seguro que lo puedo hacer mejor. Los equipos buenos siempre puede mejorar. Es verdad que el equipo me está encontrando mejor cada vez. El coach insiste mucho en encontrar al tío grande en la pista. Conmigo, con James, Jeff, Carlos.... Lo insiste en cada entrenamiento. Hacemos buenos entrenamientos y eso se va notando. Creo que estamos en el momento en el que ya nos conocemos todos mejor y es más fácil encontrar al compañero. A los pequeños les insiste con esa idea. Contra el Murcia jugamos buena defensa, vamos comprendiendo mejor todo lo que quiere el entrenador. La atmósfera en el equipo es buena. La química es magnífica ahora, vemos que fluye.

-En el baloncesto moderno es cada vez más complicado ver a hombres grandes como usted con un rol importante.

-Hay clases de entrenadores que no quieren a jugadores de 2.15 metros, que prefieren a jugadores con otras características. Joan no es ese tipo, él cree que los pívots grandes pueden desequilibrar al rival. Yo creo que hay espacio para todos los jugadores. Todo el mundo no puede ser Kyle Hynes...

-¿Por qué sus números son sustancialmente mejores en ACB que en la Euroliga?

-No sé decirlo. La Euroliga es muy dura, pero la ACB también. Quizá la conozco más de los últimos años, sé quienes son los jugadores... Jugué mejor en la ACB, lleva razón. Pero no sé decirle un motivo concreto.

-¿Puede ser que esta Euroliga es diferente a la que conocía?

-Cada Euroliga es fuerte, con los mejores jugadores de Europa. Son más partidos, ahora visto desde dentro. Pero siempre han sido los mejores equipos de Europa.

-Llama la atención de su juego su alta fiabilidad en los tiros libres, un 90% en ACB.

-Es un asunto muy mental, seguro. Fallé cinco o seis tiros libres contra el Zalgiris [hizo 1/6 aquel día en el Carpena]. Muchas veces no sabes por qué sucede. Haces después de una serie de 15/15. Es cuestión mental. Si meto tiros libres es porque la confianza la tengo alta ahora mismo.

-¿Dónde aprendió los fundamentos en el poste bajo?

-Si te refieres al gancho, no puedo decir que nadie me dijera 'tira así'. Me di cuenta rápidamente de que podía evitar así los rivales, pero me salió natural, desde que empecé a jugar al baloncesto. Ahora seguro que los oponentes hacen scouting e intentan llevarme a la mano izquierda (risas). Sé que tengo que mejorarlo y lo trabajo cada día, siempre, antes o después de cada entrenamiento con Boni [Ndong] y Viny. Tengo que utilizarla mejor.

-Pero empezó tarde a jugar al baloncesto.

-Hasta los 16 años no empecé de verdad. Antes jugaba alguna vez suelta en el colegio. Me cogieron en el Maccabi Tblisi y fui ascendiendo rápidamente. Cada día hacía entrenameintos con el segundo equipo, después subí al primero. Metí 89 puntos en un partido, era el líder de antación en la Liga. No es una fuerte, pero era una liga... Ya me cogieron pronto desde Grecia.

-¿Por qué hay sólo jugadores grandes de alto nivel en Georgia?

-No sabría decir por qué el motivo. Espero que mejoren también los exteriores, hemos tenido algunos nacionalizados que nos han ayudado. Pachulia, Shengelia, Tsikitishvili... Todos grandes. Allí el baloncesto es popular, cuando juega en Tblisi 12.000 personas pueden ir al pabellón a ver a la selección.

-Está produciendo a un nivel alto pero no está demasiados minutos en pista. ¿Es una estrategia del entrenador para concentrar esa aportación?

-No sabemos cuánto vamos a jugar antes de un partido. El tiempo que me den tengo que aprovechar, puntos y rebotes, lo que sea. Tienes que aprovechar cada minuto. Cuando entro en pista me digo 'haz cosas, que se note que estás en la pista'. El baloncesto es así, es raro ahora ver jugar 30 o 35 minutos a algún jugador.

-También le vemos defender a nueve metros del aro. ¿Sufre?

-Para mí no es tan díficil, puedo correr y mover más rápidos que otros pivots grandes, no soy pesado. El coach nos dice que lo hagamos porque es bueno para el equipo. No es fácil, está claro. Intento hacerlo bien y cada vez creo que lo hago mejor.

-¿Ve al equipo preparado para grandes cosas?

-No empezamos la temporada bien, con algunos problemas y derrotas. Pero ahora tenemos una gran química. Brooks y Nedo están mejor de su lesión. Veo que todos los jugadores vamos mejorando y que el equipo va a ser mejor. Creo que se pueden conseguir grandes cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios