La magia de 'Anás: an indian film' conquista la Caracola de Alcances

  • La cinta de Enric Miró consigue el premio al mejor largometraje mientras que ‘Apuntes sobre el otro’ y ‘La boda de Mawla’ ganan el corto y el mediometraje

Enric Miró no tiene móvil. Lola, su compañera, es quien atiende al teléfono y quien recibe la noticia. La cinta Anás: an indian film consigue la Caracola al mejor largometraje documental de la 41 edición de la Muestra Cinematográfica del Atlántico. Lola lleva al teléfono desde bien pasadas las diez, hora de ayer en la que el jurado de Alcances anunció el palmarés del festival y destacó “la magia” que, por mayoría, han encontrado en la película del director que será galardonada con 9.000 euros concedidos por el Ayuntamiento de Cádiz.  

Así lo anunciaba la coordinadora general de Alcances, Vega López, quien, junto a varios de los miembros del comité decisor, destacó la mención especial al largometraje La ciudad de los signos de Samuel Alarcón. López y los representantes del jurado Antonio Pérez Canet, Margarita Maguregui, Oliva Acosta, Juan Valentín, Pepe Freire y Laura Vallejo continuaron con el listado de galardonados.

De esta manera, la Caracola al mejor cortometraje documental (dotada con 6.000 euros concedidos por la Consejería de Cultura) se la llevó Apuntes sobre el otro de Sergio Oksman y el premio a la mejor unidad documental (otros 6.000 euros de Diputación de Cádiz) fue para La boda de Mawla, de Zoltan Enevold. El corto La madre que los parió, de Inmaculada Jiménez Neira, y el mediometraje Asina, de Daniel Lagares, consiguieron sendas menciones especiales en sus respectivas categorías.

Enric Miró no tiene teléfono móvil pero al final Lola, la chica que contestó, dio con el premiado realizador. “Me siento halagado, confirmado y agradecido a un jurado que se ha fijado en una película difícil. Sé que es una apuesta arriesgada porque Anás está alejada de la corriente principal del documentalismo clásico, porque hace sentir incómodo al espectador y porque es dura de roer”, reconocía el realizador que plasma toda su experiencia “sentimental y sensorial” del territorio palestino a través de la intrahistoria de Anás, un antiguo campeón de natación palestino  de Nablus que una noche tropieza con la cabeza cortada de una mujer.

Mientras Miró se congratulaba desde la distancia, que hoy es más corta ya que esta noche asistirá al Gran Teatro Falla para recoger su premio, Sergio Oksman celebraba in situ el veredicto del jurado. El responsable del mejor corto documental de la 41 edición de Alcances experimentaba “una sensación especial” ya que era “el tercer año que estaba ligado a este festival” en el que estuvo el pasado año como jurado y el anterior acompañando a su productor, Elías Querejeta.

Manuel Jiménez Núñez, premiado por la RTVA por su cinta Hombres de sal, también acudió “satisfecho” a la lectura del fallo del jurado que, además, distinguió con los premios Fernando Quiñones y Pecera Estudio a Escrito en el cuerpo, de Estella y Fandos, y a La mano azul de Floreal Peleato, respectivamente. El premio del público al cortometraje de ficción recayó en No se preocupe, de Eva Ungría.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios