Acusados por el desplome en 2005 en la autovía de Almuñécar defienden su labor

  • El accidente, que se saldó con seis muertos, fue causado por la caída de una cimbra metálica

Comentarios 1

Los acusados por el desplome en 2005 de un viaducto en la A-7 a su paso por Almuñécar (Granada), que causó la muerte a seis trabajadores, sostuvieron ayer que se cumplieron todas las normas de seguridad marcadas y que se realizaron más revisiones de las previstas en el manual de instrucciones de la cimbra que se desplomó.

Durante la primera sesión de la vista oral, que se celebró ayer en el Juzgado de lo Penal 1 de Motril, los imputados subrayaron lo "imprevisible" que era calcular un suceso de estas características.

Uno de los técnicos de prevención declaró que durante toda la mañana del día del suceso, el 7 de noviembre de 2005, se realizó una revisión a la cimbra, la estructura metálica que se desplomó. La estructura, dijo, fue visionada en su totalidad, incluidas las soldaduras que estaban a la vista el día del siniestro.

En la causa figuran once imputados. El fiscal pide penas de entre tres años y medio y cuatro años de cárcel para cada uno. Ayer, el arquitecto de la obra siniestrada, el técnico de seguridad, el responsable legal de la UTE del proyecto, su jefe de obras y el técnico de prevención resaltaron que cada uno había cumplido con sus respectivos cometidos.

Previamente al juicio, los sindicatos CCOO y UGT, personados como acusación popular, se concentraron a las puertas del Palacio de Justicia de la localidad granadina para reclamar que los hechos no queden impunes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios