Almonte rechaza el derribo del puente de la CanaliegaDos gais son agredidos en una playa nudista en Almería

Almonte está dispuesto a bloquear la demolición del puente de la Canaliega, que conecta Matalascañas con El Rocío. El Ayuntamiento hizo ayer un llamamiento a la movilización ciudadana para impedir unos trabajos de derribo que, de llevarse a efecto, privarán a miles de veraneantes de poder acceder al santuario sin pasar por la carretera de circunvalación. Esta nueva carretera, en la que se invirtieron 16 millones de euros, habría de erigirse en la alternativa de la A-483 y, de paso, finiquitar los problemas de tráfico que sufría la vetusta vía. La realidad ha sido bien distinta. Con su jubilación, la aldea dispone únicamente de una vía de salida y acceso, constriñendo la circulación debido al cuello de botella que se genera y disuadiendo el acceso a los turistas llegados desde la zona norte y sur.

El alcalde de Almonte, José Antonio Domínguez (PP), apeló a "la coherencia" para aparcar esta actuación mientras se buscan fórmulas que mitiguen los perjuicios económicos que conllevaría capar uno de los dos únicos accesos a una aldea que recibe, durante citas religiosas como la romería de Pentecostés, cerca de un millón de visitas en tan sólo unas semanas.

El derribo se justifica para mejorar la permeabilidad del flujo del agua y de la fauna entre la marisma de El Rocío y la Rocina, a ambos márgenes de la carretera A-483. Así se presentó a la Unión Europea (UE) para que financiara la infraestructura. La UE reclama ahora el cumplimiento del acuerdo. No obstante, para el presidente de la Hermandad matriz, Juan Ignacio Reales, su derribo no solventará el problema. El colapso de las aguas se produce a consecuencia del "aforador que retiene y limita las aguas" por su cauce natural, no el puente en sí. Con estos precedentes, Reales incidió que, por razones de seguridad, es necesario mantener operativa sendas vías.

Un joven acusado de agredir a una pareja de homsexuales de 53 y 70 años mientras paseaban por la playa nudista de Torregarcía, en Almería, quedó en libertad, acusado de una infracción de lesiones después de que acudiera a la Comisaría Nacional de Policía a prestar declaración por estos hechos. El joven se presentó voluntariamente en las dependencias policiales tras ser requerido por los agentes ante la denuncia que presentó la pareja de gais.

Las víctimas de la agresión denunciaron que fueron golpeados a puñetazos y patadas por el acusado, que habría sido alentado por su padre al grito de "¡Maricones!, ¡dales caña a esos cerdos!'". La Policía también tomó declaración a los familiares del presunto agresor así como a otros testigos que se encontraban en la playa y que alertaron a los servicios de emergencia ante el ataque que las víctimas calificaron de "homófobo". Los denunciantes acudieron ayer además a un médico forense para certificar las lesiones que sufrieron a consecuencia de los golpes.

Según el relato de la pareja, los hechos se produjeron en torno a las 13:30 cuando paseaban por la playa donde tradicionalmente se practica nudismo. "No éramos las únicas personas", dijo a los periodistas Ricardo F., quien además sufre esclerosis múltiple. Según su testimonio, cuando acudían a la orilla para darse un último baño antes de volver a casa, "tres individuos se nos echaron encima gritando Ni un paso más, maricones". "Nos quedamos atónitos. Yo les dije que la playa es de todos". Según su versión, ante esta respuesta recibió un golpe en la cabeza que le hizo caer al suelo mientras que el padre del supuesto agresor le "jaleaba". ¡Su compañero de 53 años le recriminó su comportamiento, lo que llevó a que también fuera agredido, y en una mejilla precisó cuatro puntos de sutura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios